Estándares normativos de los procesos electorales nacionales

Autor:Carolina del Sol Ledezma
Páginas:27-48
ESTÁNDARES NORMATIVOS DE LOS PROCESOS ELECTORALES
NACIONALES
1
Carolina del Sol LEDEZMA
2
Introducción
Como punto de partida del presente trabajo considero importante elucidar los motivos de la
selección del título como objetivo de la tarea a desarrollar. En prim er lugar al hablar de
estándares conforme la Real Academia Esp añola,
3
hago alusión a aquellos marcos que
sirven de referencia y/o modelo a los pro cesos electorales realizados en n uestro país. Estos
incluyen tanto los de índole normativa- legal, propiamente dichos, vigentes al momento de
desarrollo de dichos procesos, como también aquellas aspiraciones como “ideal” propensas
a la mejora de calidad integral de éstos.
En cuanto al Proceso Electoral, de su
definición “…como una serie continúa y concatenada de
actos complejos de efecto preclusivo, destinados a instrumentar y facilitar la realización de los
comicios y a encauzar por las vías adecuadas la manifestación de la voluntad popular” (Pérez
Corti, 2012: 195)
, surge claramente que el mismo no se reduce al proceso de votación y/o
comicios propiamente dicho, sino al ciclo que ell os componen. A esta idea agrego que estos
actos constituyen las vías por las cuales se designan aquellas autoridades que conducirán
las instituciones que conforman nuestro sistema democrático de gobierno.
Dicho esto, es momento de plantear el o bjetivo de estudio y/o hipótesis consecuentes del
presente trabajo. Aquí se pretende argumentar que la concreción de ma yores estándares —
en el sentido explicado ut supra— conlleva a la realización de proc esos electorales dotados
de mayor legitimidad, lo que se verá reflejado en mayor calidad institucional democrática.
1
Este trabajo se realizó para la aprobación del Curso de Nivel de Posgrado “Derecho Electoral Argentino y
Pampeano” dictado en la Fac ultad de Ciencias Económicas y Jurídicas, bajo la dirección de la docente Helga
LELL.
2
Licenciada en Ciencias Políticas - Facultad de Ciencias Soc iales. Universidad de Buenos Aires. Correo
electrónico: caroledezma24@hotmail.com.
3
1. adj. Que sirve como tipo, modelo, norma, patrón o referencia.2. m. Tipo, modelo, patrón, nivel.- Real
Academia Española – Diccionario de la Lengua Española – Disponible en sitio www.rae.es – Consultado
17/09/2014
Aunque no se desconoce que el camino seleccionado no constituye un planteo conceptual
y/o de investigación novedoso, sí creo que el hecho de reiterar la “preocupación” sobre
determinado proceso, volver a revisar su desarrollo, componentes, herramientas, etc., da
cuenta de que hay algo de él que “hace ruido” en su evolución y/o resultados, sobre todo,
teniendo en cuenta la práctica continua dentro de un gobierno democrático desde el año
1983 en nuestro país. Observar cuále s son los puntos débiles como así también aquellos a
preservar y/o profundizar dentro de los procesos electorales, con inclusión de los
lineamientos comparados a imitar, son lo s pasos inmediatos de esta tarea en ciernes. Lo que
se aproximaría a una aplicación del modelo de “Mejo ra Continua de Procesos”, de la
Ciencia de la Administración, cu yo empleo en el ámbito y gestión públicos es creciente
(Suárez Barraza1, Manuel F y Ramis, Pu jol Juan, 2008: 74-86).
Entre los varios elementos que integran el régimen democrático en el que se desarrolla la
vida institucional de nuestro país, se destaca la alternancia en el poder político para lo cual
se realizan los comicios en forma p eriódica, por los que se procede a la elección de aquellos
que ejercerán el mandato popular previsto por el sistema rep resentativo de gobierno. Estos
procedimientos no son los únicos que integran el sistema citado. Aunque sí constituyen uno
de los pilares, en cuanto significa el modo legal de adquisición del poder. En tanto estos
procedimientos cuenten con legitimidad, quienes resulten elegidos a t ravés de ellos,
también tendrán su porción de legitimidad asegurada, por lo menos en lo que respecta a su
obtención de cuota de poder, más allá de su actuación dentro de la institución para cuya
pertenencia y/o dirigencia compitió.
Así, asegurar un proceso electoral que permita la libre y transparente expresión de la
voluntad popular se convierte en una necesidad imperiosa. Ya que de lo contrario, se
desmorona todo el edificio institucional que en él se sustenta, en tanto las autoridades que
surjan de comicios viciados no serán legítimas y ello se trasladará a la falta de validez de sus
actos. Además, todo esto importa una serie de graves actos inconstitucionales y podríamos
seguir, pero creemos que lo ya relatado es por demás representativo del valor insustituible
que posee todo proceso electoral en el seno de la democracia.” (Sabsay, Daniel)
¿Cuáles serán, entonces, los canales y condiciones de los procesos electorales que
permitan la manifestación más auténtica de la voluntad popular y cuáles son aquellos

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba