A Rajoy le estalla otra crisis al retirar el proyecto para limitar el aborto

 
EXTRACTO GRATUITO

MADRID.- Después de nueve meses de polémica, desató ayer una crisis en su gobierno al retirar el proyecto de ley con el que buscaba que rige en España desde 2010. La decisión precipitó la renuncia del ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, una de las principales figuras del Partido Popular (PP) y el hombre que se había convertido en la cara visible de la ahora frustrada Ley de Protección de la Vida del Concebido."Creo que tomé la resolución más sensata dado que no existía el consenso suficiente", anunció Rajoy al mediodía, en referencia no sólo al férreo rechazo que su propuesta de reforma había suscitado en toda la oposición, sino a la incomodidad que causaba a una buena parte de la dirigencia oficialista.Desautorizado, Gallardón convocó a la prensa para anunciar su renuncia cuatro horas después. "Siempre pensé que la regulación se iba a tramitar. Siento que no he sido capaz de cumplir con el encargo recibido", dijo. Comunicó ahí mismo su "retiro definitivo" de la política.En España toda mujer mayor de 16 años tiene el derecho de interrumpir un embarazo sin dar explicaciones ni solicitar autorización durante las primeras 14 semanas de gestación. Ese plazo puede extenderse hasta la semana 22 si existe riesgo para la salud de la madre o si se detectan en el feto anomalías incompatibles con la vida. Es una normativa similar a la que rige en Francia, Gran Bretaña, Alemania y la mayoría de los países de la Unión Europea (UE).Rajoy había prometido en su campaña electoral de 2011 que daría marcha atrás con esa liberalización aprobada durante la gestión del socialista José Luis Rodríguez Zapatero.El 20 de diciembre pasado, Gallardón presentó en la Moncloa un proyecto -aprobado en el Consejo de Ministros, es decir, con la firma del presidente y de su gabinete- que contemplaba la legislación más restrictiva sobre el aborto en España desde el inicio de la era democrática.Preveía reinstaurar la penalización y permitir la interrupción del embarazo únicamente en casos de violación y de grave peligro para la salud de la mujer (hasta las 12 semanas y con la certificación de un médico). Eliminaba también el supuesto de una malformación fetal incompatible con la vida como motivo para abortar, salvo que pudiera probarse que un parto en esas condiciones provocaría un daño psicológico en la embarazada.Desde el principio, la propuesta desató una ola de protestas por parte de grupos feministas, sindicatos de médicos y todos los partidos de la oposición. En el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA