El establishment quiere ver una luz en Tigre

 
EXTRACTO GRATUITO

Fueron días explosivos. La Presidenta arrancó la semana con una dura pelea con su hija Florencia y terminó anteayer, en Lomas de Zamora, con un http://www.lanacion.com.ar/1587128-cristina-aludio-con-dureza-a-scioli-por-no-apoyar-su-gestion, tal vez el más directo y lapidario que le haya propinado hasta ahora.Ese estado de ánimo, percibido antes que nadie por su núcleo de colaboradores, es capaz de producir aquí verdaderos hechos políticos. Hacía tiempo que Scioli, el imperturbable, no tenía una manifestación de furia como la que tuvo después, delante de su equipo. No es para cualquiera: http://www.lanacion.com.ar/1587008-cristina-pateo-el-tablero-politico, en silencio y sin micrófono, mientras el orador exalta desde el atril al compañero de fila. Martín Insaurralde, intendente de Lomas de Zamora, elegido esta vez para contrastar, agradecía los elogios presidenciales con una sonrisa.El poder tiene estas morbosidades. La Unión Industrial Argentina (UIA) discutió el martes la conveniencia de que su líder, Héctor Méndez, asistiera al acto por la Bienal de Venecia, donde se esperaba un homenaje a Eva Perón y la participación de la Presidenta por teleconferencia. ¿Y si ella volvía a fustigar a los "formadores de precios"? Sobran antecedentes de pasos en falso. Alfonso Cortina, ex N° 1 de Repsol, no olvidará nunca el día de 2004 en que llegó de España para la creación de Enarsa y la Casa Rosada lo recibió, en primera fila y aplaudiendo, con un aumento en las retenciones al petróleo. Méndez entró esa mañana sigiloso en el Museo del Bicentenario. Nadie le dijo nada; pasó su primera prueba. Minutos después, cuando Cristina anunciaba en la Secretaría de Comercio el plan Mirar para Cuidar y habló de los empresarios, él ya no estaba.Lo de Scioli es más complejo. Él está convencido de que sus penas obedecen a la caída en las encuestas que la jefa del Estado sufrió tras la inundación: un desplome de imagen positiva del 53 al 20% en La Plata incluso peor que el del intendente Pablo Bruera (del 50 al 25%). Que Scioli tenga aún 40% desencadenó esa recriminación, razonan en la provincia. "Cuando hace unos días tuvimos la desgracia en La Plata de una tragedia sin precedentes, no se me ocurrió hacerme la estúpida y mirar para otro lado, como hacen otros que siempre se borran y nunca ponen la cara y dicen que todo es lindo y que todo está bien", dijo Cristina.Las cosas se agravan si se mira octubre, mes legislativo para el que el gobernador parece haber dividido sus fuerzas y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA