Esperanzas y deudas para un Cosquín que busca renacer

 
EXTRACTO GRATUITO

Trillada forma de adivinanza: ¿qué tienen en común Alejandro Fantino, María Martha Serra Lima y una orquesta sinfónica? Que todos ellos participarán en la 55a edición del Festival Nacional de Folklore de Cosquín, que comenzará mañana.

Después del cimbronazo que se sintió en el Valle de Punilla el último año, con polémicas sobre las grillas artísticas interminables de cada noche de festival y el poco tiempo de show que tuvieron algunos músicos de larga trayectoria, para este año el encuentro cordobés tuvo que mezclar y dar de nuevo; incluso, por cuestiones políticas que siempre están, pero que esta vez se pusieron en evidencia de la manera más explícita. Una grilla con menos artistas y la indefinición, casi hasta último momento, de la transmisión televisiva, son algunos de los cambios más visibles, además de las convocatorias a María Martha, reconocida voz de la música romántica, a Fantino para la conducción y a una orquesta que no suele estar dentro de los cánones habituales del festival.

En el detrás de escena también hubo cambios. A mediados del último año, el intendente de Cosquín Marcelo Villanueva fue destituido de su cargo mediante una elección revocatoria, por estar acusado de mal uso de fondos públicos de la comuna. Villanueva estaba ligado al kirchnerismo, pero no es el caso de su sucesora, Rosanna Adaglio. Falta decir que la principal autoridad de la ciudad es también quien preside la Comisión del Folklore del festival y éste no es un dato menor al momento de conseguir fondos para las nueve noches de música y danza, que se realizarán hasta el 1° de febrero.

El recambio también trajo viejos nombres al festival, como el de Eduardo Mastel, un hombre con varias décadas en la organización del encuentro, ausente entre 2010 y 2014, que ahora regresa para hacerse cargo de la parte artística del encuentro. "Estamos en una gran encrucijada. Siempre ingresan al festival 2 o 3 millones de pesos y este año arrancamos con deudas. Pero vamos a tratar de hacer un festival digno. Equilibrado artísticamente. Y el que no venga para ver a un artista, sino porque le gusta el folklore, va a encontrar un festival de buen nivel", explica Mastel.

En números. Este año, el festival no contará con el aporte económico del Estado nacional. Incluso, desde Cosquín se denunció que tanto el Ministerio de Cultura como la agencia Télam mantienen deudas con el festival por un total de casi dos millones y medio de pesos (desde el Estado dicen que no es cierto).

Y a...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA