Esfuerzos comunes

Ellos, la mujer y el hombre, dale que dale al pedal de la máquina de coser, son voluntarios que fabrican barbijos para enfrentar la pandemia. Él, con la guitarra y varios metros atrás, les ofrece canciones que amenicen el trabajo. La ciudad es Teherán, uno de los tantos centros urbanos castigados por el virus que trastorna al mundo. El lugar es el Teatro Hafez, desprovisto de funciones y público, pero con otros sonidos resonando en su acústica generosa: unos acordes, una voz, el ritmo metódico de los costureros, algún que otro siseo de tela. Quien recorra estos días las...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR