Desde la escuela, buscan prevenir la obesidad

En las escuelas del país, el menú escolar deberá incorporar cambios para cumplir con las nuevas guías nacionales de prevención del sobrepeso y la obesidad. El agua segura como única bebida escolar, la eliminación de productos ricos en sodio, azúcar y grasas saturadas, y la incorporación de más frutas y verduras, son algunas de las recomendaciones que ayer presentaron los ministerios de Salud y Educación de la Nación."La situación epidemiológica de sobrepeso y obesidad infantil en la Argentina es muy preocupante. Es una epidemia que está creciendo y que afecta a más de uno de cada tres chicos y adolescentes", dijo Verónica Schoj, directora nacional de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades No Transmisibles.De no revertir la tendencia, en el futuro seguirá aumentando la población con diabetes, cáncer y enfermedad cardiovascular. Pero, entre las consecuencias más inmediatas, Schoj enumeró las dificultades en la inserción social, la discriminación, el bullying y la reducción del rendimiento escolar.La flamante "Guía de Entornos Escolares Saludables", que se redactó en 2017 y se consensuó el año pasado en una mesa interministerial, reconoce a la escuela como la institución "más importante en la promoción de la actividad física en la niñez y la adolescencia".Así, recomienda incorporar Educación Física como materia obligatoria tres veces por semana, 60 minutos cada clase, pero nunca menos de 120 minutos en dos clases por semana. "No se podrá reagrupar el tiempo en un solo día", se indica.En el resto de las materias, los alumnos deberían hacer "pausas activas" de 5 minutos cada 40 que pasen sentados. Basta con que se pongan de pie o hagan algún ejercicio de intensidad leve o moderada...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba