Escribir un réquiem para sí mismo

 
EXTRACTO GRATUITO

El poeta no se despide de las cosas y de los seres. Primero porque son las cosas y los seres los que se despiden; y, segundo, porque el poeta crea representaciones que quieren desesperadamente perpetuar aquello que se perderá. Hace años, la poeta Juana Bignozzi me dijo que la suya era "una poesía sin tragedia" (o que ella era una poeta sin tragedia). Lo era, aun cuando, igual que en toda poesía y en toda vida, hubo tragedia. La muerte, en 2013, de su pareja Hugo Mariani cambió las reglas del juego, del poema. Bignozzi murió dos años después, y en ese lapso escribió Novísimos. Poemas inéditos, el libro póstumo recién publicado por Adriana Hidalgo. A pocos se les...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA