Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala M, 16 de Mayo de 2022, expediente CIV 093941/2015/CA001

Fecha de Resolución16 de Mayo de 2022
EmisorCamara Civil - Sala M

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA M

ACUERDO. En Buenos Aires, a los 16 días del mes de mayo del año dos mil veintidós, hallándose reunidos los señores jueces de la Sala “M” de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, D.. M.I.B., Carlos A.

Calvo Costa y G.D.G.Z., a fin de pronunciarse en los autos “E.R., J.H. c/ MC S.A s/ daños y perjuicios”, expediente n° 93.941/2015, la Dra. B. dijo:

I.J.H.E.R. demandó a D.G.C. -respecto de quien desistió de la acción- y MCO S.A. por los daños y perjuicios producidos a raíz del siniestro ocurrido el 8 de enero de 2015, a las 13hs aproximadamente. Relató que el día y hora señalados, se encontraba cumpliendo una guardia médica en el móvil Nro. 336, dominio NVP-223,

conducido en aquella oportunidad por D.C.. Al llegar a la entrada de ambulancias del policlínico de Osplad, y con la unidad detenida, descendió por la parte trasera. En esas circunstancias, el chofer comenzó su marcha en reversa y lo embistió en su pierna derecha. Solicitó la citación de “Federación Patronal Seguros S.A.”.

La compañía aseguradora negó la ocurrencia del siniestro (ver fs. 62/75). Si bien reconoció la cobertura, opuso como defensa la falta de legitimación pasiva en virtud de que los daños reclamados estaban expresamente previstos en el contrato asegurativo como una causal de exclusión.

El demandado no contestó el traslado de la demanda.

La sentencia dictada el 21-5-2021 rechazó la excepción,

admitió parcialmente la demanda e impuso las costas del proceso a los accionados. Fue apelada por el actor y la citada en garantía. Ambos expresaron agravios el 12 de octubre de 2021 (ver Escalante y Federación), ninguno de los cuales mereció respuesta.

  1. No se encuentra en tela de juicio la atribución de responsabilidad ni la extensión de la condena a la compañía aseguradora, sino que la jurisdicción abierta con los recursos únicamente está vinculada con la cuantía de los daños.

    Es inequívoco que, de conformidad con las reglas del derecho transitorio, la responsabilidad civil se rige por la ley vigente al momento del hecho antijurídico que, en el caso, es el Código Civil y sus leyes complementarias. Sin embargo, el nuevo ordenamiento aprehende las Fecha de firma: 16/05/2022

    Firmado por: M.I.B., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: A.P.R., SECRETARIO INTERINO

    Firmado por: G.G.Z., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: C.A.C.C., JUEZ DE CAMARA

    consecuencias que al tiempo de su entrada en vigencia no se hallaban consumadas.1

  2. Me ocuparé entonces de las quejas de las partes vinculadas con las partidas por las que prosperaron los reclamos.

    1. Incapacidad sobreviniente (Daño físico y psíquico).

    Por incapacidad sobreviniente debe entenderse cualquier alteración del estado de salud física o psíquica de una persona que le impide gozar de la vida en la medida en que lo hacía con anterioridad al hecho, con independencia de cualquier referencia a su capacidad productiva 2. La protección de la integridad corporal y la salud estuvo implícitamente consagrada en la Constitución Nacional de 18533 y, explícitamente, en el art. 42 de la Carta Magna y a través de la incorporación de los tratados internacionales, en la modificación de 1994. Así, tal protección resulta, entre otros, de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (art. 25.1: “Todo ser humano tiene el derecho a un nivel de vida que le permita a él mismo y a su familia gozar de salud y bienestar; tiene derecho a la seguridad en caso de desempleo, enfermedad, discapacidad, viudez,

    vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia”); del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (art. 12.1: “Los Estados se comprometen al reconocimiento de derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental”); de la Convención Americana de Derechos Humanos (art. 5.1: “Toda persona tiene derecho a que se respete su integridad física, psíquica y moral” y art. 11.1: “Toda persona tiene el derecho…

    al reconocimiento de su dignidad”); del art. 18 del Protocolo Adicional a la Convención Americana en materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (“Toda persona afectada por una disminución de sus capacidades físicas o mentales tiene derecho a recibir una atención especial con el fin de alcanzar el máximo desarrollo de su personalidad”).

    Es importante señalar, en el plano psíquico, que éste debe ser resarcido en la medida que signifique una disminución en las aptitudes psíquicas, con el consiguiente quebranto espiritual, toda vez que importa un 1

    K. de C., A. “La aplicación del Código Civil y Comercial a las relaciones y situaciones jurídicas existentes”, en Rubinzal Culzoni, Santa Fe. 2015, p. 101; Z. de G., M., "Resarcimiento de daños" 2da Daños a las personas (integridad psicofísica),

    Ed. Hammurabi-José L.D.E., p. 473; G., J.M., “La responsabilidad civil y el derecho transitorio”, en rev. La Ley del 16- 11-20115, p. 3.

    2

    Alpa-Bessone, “Il fatti illeciti”, en Tratatto de D.P. (dir. Resigno), XIV-6, p- 9.

    3

    S.C.J.Mendoza, sala I, marzo 1-1993, “Fundación Cardiovascular de Mendoza c/Asociación de Clínicas de Mendoza” E.D. T. 153 pág. 163 con nota de S.A..

    Fecha de firma: 16/05/2022

    Firmado por: M.I.B., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: A.P.R., SECRETARIO INTERINO

    Firmado por: G.G.Z., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: C.A.C.C., JUEZ DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA M

    menoscabo a la salud considerada en un concepto integral 4. La diferencia sustancial con el daño moral es que el daño psicológico asume el nivel de patologías. La cualidad de patológico, empero, no se configura exclusivamente a través de la hermenéutica de textos legales, dado que esos estudios no pertenecen al ámbito jurídico, sino que requieren del auxilio de las disciplinas que integran el campo de la salud mental, fundamentalmente de la psiquiatría o de la teoría psicoanalítica5.

    En la especie, E.R. fue atendido el mismo día del siniestro en la Clínica Santa Isabel, en donde ingresó por guardia traumatológica, por traumatismo de rodilla (derecha).

    Según el perito médico, D.D.A., el actor exhibe una limitación funcional en la rodilla derecha, con flexión limitada, y signos de lesión meniscal, todo lo cual produce una incapacidad parcial y permanente del 8% (ver fs. 305/307).

    En la faz psíquica, el mencionado experto señaló que el actor presenta incapacidad psicológica en relación causal con el siniestro,

    originado por un desarrollo reactivo leve, que no podrá ser superado ni aun sometiéndose a un tratamiento psicoterapéutico, aunque si recomendó su realización a fin de no agravar la patología. Estimó la incapacidad en un 10%

    parcial y permanente.

    El art. 477 del Código Procesal establece que la fuerza probatoria del dictamen pericial será estimada por el juez teniendo en cuenta la competencia del perito, los principios científicos o técnicos en que se funda, la concordancia de su aplicación con las reglas de la sana crítica, las observaciones formuladas por los consultores técnicos o los letrados, conforme a los arts. 473 y 474 -de ese mismo código- y los demás elementos de convicción que la causa ofrezca.

    En la especie, la citada en garantía pretende que se reduzca la indemnización esgrimiendo como fundamento principal que la incapacidad ponderada en el fallo apelado no es enteramente atribuible al siniestro, valiéndose de los mismos argumentos que expuso en su impugnación de fs. 318/319. Sin embargo, el perito expresamente aclaró que la incapacidad indicada en su informe era atribuible al siniestro, extremo que ratificó a fs. 380/381 al contestar la impugnación mencionada. Además, las conclusiones periciales se corresponden 4

    esta Sala “Escobar Nicolasa c/ Compañía de Microómnibus La Colorada S.A.C.E.

  3. s/ daños y perjuicios”, del 24-04-00.

    5

    H.D., “Práctica de accidentes de tránsito”, pag.169, Editorial Astrea, 1999.

    Fecha de firma: 16/05/2022

    Firmado por: M.I.B., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: A.P.R., SECRETARIO INTERINO

    Firmado por: G.G.Z., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: C.A.C.C., JUEZ DE CAMARA

    con la historia clínica y las constancias remitidas por la Superintendencia de Riesgos del Trabajo que lucen a fs. 134/141.

    Entonces, desde que este extremo no ha sido rebatido por...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR