El escándalo que salpica a la AFA

 
EXTRACTO GRATUITO

La pelota dejó de rodar hace dos días, pero lo que siguen girando alrededor del Mundial de Brasil son algunos escándalos. Y uno de los principales, el de la reventa de entradas, involucra directamente a la Asociación del Fútbol Argentina. Demasiados puntos oscuros pintan este panorama en el que la AFA queda demasiado manchada y sin dar respuestas que aclaren la situación.Todo estalló por una cámara oculta realizada por ESPN Brasil en la que se ve al gerente de selecciones de Argentina, Omar Souto, vendiendo entradas para el partido contra Bélgica, por los cuartos de final. La AFA tiene, como todas las Asociaciones que jugaron el Mundial, 700 entradas por partido a su disponibilidad para comprar y luego vender al precio oficial a quien considere. Desde que estalló el escándalo, ninguna voz oficial salió a decir adónde fueron a parar esos 4900 tickets que cayeron en manos de la entidad que preside Julio Humberto Grondona, una respuesta que están esperando la FIFA y todo el ambiente del fútbol, ya que las denuncias lo rozan a él y a su hijo Humberto y otros dirigentes. La FIFA les da facilidades a las asociaciones para comprar entradas. Se trata de un máximo de 700 por encuentro para cada país. Es decir, un total de 4900 para los primeros cuatro.La voz oficial la tomó Luis Segura, el vicepresidente de la AFA, que hizo una defensa con aire naíf: "Si una de esas personas se llevó la entrada y la revendió, ¿qué culpa tenemos nosotros? No podemos acompañarlo hasta la cancha para que entre", declaró Segura a Radio Mitre y al canal Todo Noticias.Según pudo reconstruir LA NACION de diversas fuentes, todos los compradores debían presentar una fotocopia de su documento o pasaporte para acceder al ticket. Con esa información, la AFA elaboró un listado –que se actualizaba partido a partido– de los hinchas que adquirieron las entradas en estos improvisados puntos de venta, siempre al precio oficial. La pregunta del millón es: ¿por qué no se divulgó esta información hasta ahora? "Hay un derecho a la privacidad que tenemos que respetar", dijeron ayer altas fuentes de la AFA.La entidad de la calle Viamonte se evita, así, futuros problemas legales por parte de los compradores. ¿Qué pasa, por ejemplo, si la AFIP usa esos datos en contra de los compradores? El hermetismo, sin embargo, también deja lugar para la suspicacia: ¿qué pasa si entre los compradores aparecen barrabravas? "Sí, absolutamente la daremos sin problemas", fue la respuesta que brindó un hombre importante de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA