Erradicar la pobreza: ¿una utopía posible?

Autor:Lorena Oliva
 
EXTRACTO GRATUITO

Erradicar la pobreza: ¿una utopía posible? Lorena Oliva

LN 31.03.2013

Mientras crece en el mundo el número de quienes logran ascender desde el escalón más bajo de la pirámide social, persisten desigualdades que dejan todavía a 1300 millones de personas con necesidades básicas insatisfechas, una urgencia que el papa Francisco volvió a poner en la agenda

Cómo quisiera ver una Iglesia pobre y para los pobres..." Refrendadas casi a diario con gestos de sencillez y austeridad desde que inició su papado, estas palabras de Francisco llamaron la atención sobre uno de los principales problemas del mundo, el de la pobreza.

Al referirse de manera insistente y con sentido de urgencia a los pobres, Francisco recordó que en la lista de asuntos globales pendientes sigue en suspenso el destino de alrededor de 1300 millones de personas que no alcanzan a cubrir sus necesidades más elementales, ya que subsisten de mala manera con menos de US$ 1,25 diario.

En este inicio del siglo XXI, el paisaje de la pobreza en el mundo sigue siendo sin duda desolador. Pero hay razones para albergar cierto optimismo, e incluso, según algunos estudios globales, para imaginar que un día puede ser realidad la utopía de habitar un mundo sin pobres: en 1990 la cantidad de personas obligadas a vérselas a diario con la cara más cruel de la pobreza, es decir, la del hambre, sumaba más de 2000 millones. Hoy son muchas menos.

El crecimiento económico de las últimas décadas -especialmente notable en países como China y la India- ha hecho aportes para nada despreciables a la causa. ¿Cabe pensar entonces, y sobre todo ahora que el Vaticano agita con renovado énfasis esta bandera, que es posible lograr avances decisivos en este frente? Hay quienes opinan que sí.

"Acercarnos a un escenario en el que prácticamente podamos erradicar la pobreza multidimensional aguda es posible. Decimos esto no sólo por las fuertes reducciones que se están registrando en los países de ingresos más bajos, sino también porque la proporción de gente pobre ya alcanza niveles verdaderamente bajos (de entre el 1% y el 5% de su población) en algunos países de bajos y medianos ingresos." Así lo afirma en diálogo con La Nacion Sabina Alkire, directora de la Iniciativa de Desarrollo Humano y Reducción de la Pobreza de la Universidad de Oxford (OPHI, por sus siglas en inglés), organismo que desarrolló, justamente, un índice global de pobreza multidimensional.

Inspirado en la afirmación del economista indio Amartya Sen, quien sostiene que "hay buenas razones para ver la pobreza como...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA