Murió Erich Priebke, un criminal de guerra nazi que encontró refugio en la Argentina

 
EXTRACTO GRATUITO

ROMA.- Había festejado hace poco los 100 años, en medio de polémicas. Y murió ayer, con más controversia: dejó un testamento en el que vuelve a asegurar que no se arrepiente de ningún acto de su vida.En él, el criminal de guerra nazi y ex oficial de las SS Erich Priebke, que se ocultó en Bariloche durante décadas hasta que fue extraditado a Italia, en 1995, negó la existencia del Holocausto y defendió a ultranza el nacionalsocialismo.Su abogado, Paolo Giachini, fue el encargado de anunciar la muerte del ex oficial nazi, condenado a prisión perpetua en noviembre de 1998 por su responsabilidad en la masacre de las Fosas Ardeatinas.Esa matanza tuvo lugar el 24 de marzo de 1944 cuando 335 italianos -260 presos políticos recluidos en la cárcel romana de Regina Coeli y 75 judíos elegidos al azar- fueron fusilados por los nazis en el sur de Roma, en represalia por la muerte de 33 soldados alemanes en un atentado cometido el día anterior por los partisanos en la Via Rasella, donde se encontraba la sede romana de la Gestapo."Se murió de vejez y estuvo lúcido hasta el final", dijo Giachini. El abogado detalló que Priebke murió en su departamento romano pasado el mediodía y fue hallado sobre un sofá. "Yo había hablado con él durante la mañana; su muerte no parecía inminente, aunque tuvo un bajón en los últimos días", agregó.Giachini manifestó que el ex oficial de las SS podría ser sepultado junto a su mujer en Bariloche, "aunque aún hay aspectos burocráticos que resolver". Sin embargo, la cancillería argentina adelantó ayer que no aceptará el cuerpo del criminal."El canciller Héctor Timerman dio orden de no aceptar ningún trámite que permita el ingreso del cuerpo del criminal nazi Erich Priebke a nuestro país. Los argentinos no aceptan este tipo de afrentas a la dignidad humana", señaló la Cancillería, en su cuenta de Twitter.Nacido el 29 de julio de 1913 cerca de Berlín, Priebke fue enviado a Italia al estallar la Segunda Guerra Mundial. Después del armisticio y hasta mayo de 1944 estuvo en Roma, bajo el mando del comandante Herbert Kappler.Como varios otros ex oficiales nazis, huyó a la Argentina, donde se estableció en Bariloche. Allí, donde hasta llegó a ser presidente del Colegio Alemán Primo Capraro, vivió sin problemas, hasta que el investigador argentino Esteban Buch escribió El pintor de la Suiza Argentina, en 1991.Fue justamente a partir de este libro que el periodista estadounidense Sam Donaldson, de la cadena ABC, interceptó a Priebke en Bariloche en...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA