Energías renovables: El primer brote verde de la economía macrista

 
EXTRACTO GRATUITO

El viento, el sol y el agua están en la Tierra desde que el mundo es mundo. Pero la Argentina parece haber descubierto recién sus potencialidades para instalar desarrollos masivos que permitan producir energía.

Sobre la base de esos recursos ancestrales se paró el gobierno de Mauricio Macri para crear su primer boom real de inversiones. Un conjunto de 29 empresas con nombre y apellido ganaron la licitación para instalar 1142 MW de potencia (es el equivalente a 1,5 veces la producción de Atucha II) con una inversión de entre US$ 1800 y US$ 2000 millones. No por ambicioso el plan es menos concreto: las empresas deberán tener sus iniciativas listas en un plazo de entre 12 y 24 meses. De lo contrario, perderían una garantía a favor del Estado que puede llegar hasta los US$ 25 millones.

El premio no es económico, sino también ecológico. Según el cálculo oficial, con la primera licitación de energías limpias se dejarían de enviar a la atmósfera unas dos millones de toneladas de dióxido de carbono. Es lo que producen anualmente 900.000 autos.

El secretario de Energías Renovables, Sebastián Kind, es uno de los creadores de la iniciativa. La identificación con su cargo aparece apenas se le echa una mirada a su escritorio. A su izquierda hay dos frascos con biomasa (desechos orgánicos que se utilizan para generar energía) y la réplica de un aerogenerador cuyas baterías se cargan con la radiación solar. "La Argentina está recién empezando con esto, pero en el mundo ya se sabe cómo hacerlo para que no falle. El tecnólogo le ofrece a las empresas la operación, el montaje y el mantenimiento por varios años. La posibilidad de fracaso es muy reducida", sostiene.

El otro promotor es el ministro de Energía, Juan José Aranguren, que encierra varias curiosidades. Por caso, pasó 35 años trabajando para una petrolera (Shell), pero hoy se convirtió en el primer defensor de los recursos renovables. Una más: fue el ministro más criticado en los días álgidos del tarifazo, pero ahora lidera el sector con mayores chances de atraer inversiones genuinas y no tradicionales al país.

Meses atrás, el Gobierno anunció que licitaría la construcción de 1000 MW de energías renovables, pero recibió propuestas por más de 6000 MW a través de 123 propuestas, de las cuales adjudicaron 17.

La afluencia de pretendientes se debió a que la novia estaba muy bien arreglada. Los ganadores tendrán un contrato en dólares a 20 años a través del cual Cammesa, la compañía administradora del...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA