La empresa que creó un liberal y se hizo adicta a los subsidios

 
EXTRACTO GRATUITO

La imagen de los trabajadores de Cresta Roja movilizándose para conservar sus puestos de trabajo es un triste capítulo más en un conflicto que lleva ya dos años. La empresa que supo ser una mina de oro, con tecnología de avanzada, y que controlaba 13% del mercado interno, quebró y tiene un pasivo que supera los $ 2000 millones.

La segunda avícola en importancia de la Argentina, después de Tres Arroyos, fue fundada en 1959 por la familia Rasic, de origen croata, que había arribado al país en busca de mejores oportunidades. Milenko tenía 16 años e Ivo, 19 cuando su padre fundó la empresa que en los años siguientes no pararía de crecer. Desde entonces pasaban casi el día entero trabajando en la planta de Ezeiza. Cuando murió, ellos se hicieron cargo de administrar el negocio. Milenko, de fuerte carácter, fue el encargado de tomar las decisiones más importantes a pesar de ser el menor.

El legado familiar siempre fue muy fuerte. "Para estudiar siempre van a tener tiempo, para trabajar no", les repetía su padre. Milenko no fue a la universidad, pero, obstinado, contrató a un profesor particular de economía. Liberal, así se define, leyó más de una vez La Acción Humana, su libro preferido y la obra por excelencia del economista austríaco Ludwig Von Mises, que sostiene que la economía de mercado es el mejor sistema.

A pesar de sus convicciones, Rasic recibió millones de dólares en subsidios durante la época de Guillermo Moreno como secretario de Comercio Interior, a quien en reuniones privadas suele culpar por la crisis de la empresa.

El gobierno kirchnerista implementó la política de precios máximos a cambio de darle compensaciones al sector, que contaba además con la protección de los derechos de exportación, de 20% al maíz y de 35% a la soja, lo que posibilitaba comprar los granos para alimentar a los pollos a un precio menor que el de los exportadores.

Después de una etapa en la que fluían regularmente, los fondos administrados por la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuaria (Oncca) -disuelta en febrero de 2011 en medio de escándalos de corrupción- dejaron de llegar. Según fuentes del sector, que aceptaron hablar sólo en off the record, la deuda por compensaciones alcanzó los 65 millones de dólares. En la negociación, los hermanos Rasic sólo rescataron 15% de ese monto en bonos que aún cobran en pesos.

En 2011, el Gobierno le quitó los subsidios que pagaba para que la empresa ofreciera sus productos en los supermercados a un precio...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA