La emisión monetaria, presente en la transición

La emisión monetaria ha reaparecido como último y necesario recurso de un comprometido cuadro fiscal. Es consecuencia de la imposibilidad de lograr colocar nueva deuda o renovar vencimientos en condiciones razonables, ya que no hay espacio para aumentar la recaudación impositiva ni reactivar los desembolsos del Fondo Monetario Internacional. El cuadro fiscal en la transferencia del gobierno fue descripto por el presidente saliente Mauricio Macri en su exposición por cadena nacional. Una semana antes lo había hecho el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, quien categorizó el problema como de liquidez y no de solvencia. La realidad es un aumento nominal del gasto que se explicitó mediante un decreto de necesidad y urgencia del 28 de octubre pasado, con un aumento del presupuesto de este ejercicio de 400.000 millones de pesos.La emisión monetaria comenzó a concretarse a mediados de noviembre último, luego de 20 meses en que no se utilizaba esa fuente de recursos. En esta ocasión fue por un monto de 20.000 millones de pesos, imprescindibles para cumplir con retrasos acuciantes. La suma emitida significa un 1,2% de la base monetaria. No parecería ser significativo, sin embargo debe considerarse que esta emisión no tiene como contrapartida un aumento de la demanda de dinero, sino lo contrario. En los últimos meses, los argentinos están desprendiéndose de los pesos a velocidad creciente, volcándose a bienes o a divisas. En estas circunstancias se potencia el efecto inflacionario de cualquier emisión.Los mercados de capitales, tanto el local como los del exterior, tienen una mala percepción de la situación fiscal argentina. El riesgo país orilla los 2500 puntos básicos y debe reconocerse que esta pesimista evaluación del riesgo tiene una relación evidente con el gobierno que se iniciará mañana. Justamente, el deterioro abrupto e importante del riesgo país ocurrió el 11 de agosto pasado, cuando las elecciones primarias mostraron el casi seguro triunfo del binomio Fernández-Fernández. Hasta entonces, el trabajo fiscal, sin ser contundente, lograba reducir el déficit primario y mejorar levemente las expectativas. Luego, al confirmarse el resultado electoral el 27 de octubre, las incertidumbres no declinaron, entre otras razones como consecuencia de la demora en designar el gabinete. Este finalmente recién se conoció cuatro días antes de la asunción e incorpora elementos del kirchnerismo duro y dogmático en un exuberante organigrama de 21 ministerios...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR