Elevación a juicio y vista de causa

AutorLuis R. Carranza Torres
Cargo del AutorAbogado (U.N.C.)
Páginas179-194
CAPÍTULO 8
ELEVACIÓN A JUICIO Y VISTA DE CAUSA
A. CUESTIONES CONCEPTUALES
§ 1. Avocamiento y citación de partes. Recibida la causa
en Cámara, la Sala del caso se avocará al pleito. En general se
juzgará en tribunal unipersonal. Hay Salas que notifican el ma-
gistrado llamado a intervenir, otras el completo con los tres
jueces para luego designar al actuante tras haber pasado el
período de recusación.
La notificación se realiza por cédula y de oficio. A partir de
su recepción, las partes tienen un plazo común de tres días para
recusar con causa a quien entienda del caso y sin causa a solo
uno de ellos. A partir de allí todo planteo recusatorio deberá
ser causal y acreditar una toma de conocimiento o en virtud
de hechos posteriores al vencimiento de dicho plazo.
Vencido el término o resuelto el planteo del caso, se citará
a las partes a la audiencia de vista de causa.
§ 2. Conciliación previo a la vista. Existe en la Cámara
del Trabajo una oficina de conciliadores donde se presentan las
partes antes de la vista de la causa. Se trata de una última ins-
tancia de poder conciliar, la que, si prospera, puede continuarse
difiriendo la vista de la causa en ocasiones.
222 LUIS R. CARRANZA TORRES
§ 2. Rasgos y finalidad. No existe en esta categoría proce-
sal un litigio, pero sí un conflicto ante la sociedad como tal (o
la ley) y el particular, tratándose de loa vinculación entre tres
sujetos —quien insta, la autoridad y el fiscal— que permite la
formación de un verdadero proceso que terminará en una sen-
tencia. Tiene por objeto dar fuerza de autoridad a determina-
dos hechos, sin que se declare sobre derecho alguno110.
§ 3. Trámite. Resulta un proceso verbal y actuado, reci-
biéndose la prueba en una única audiencia, con vista al asesor
del trabajo para que se expida sobre su procedencia antes de
dictarse resolución. Si bien se trata de un proceso no conten-
cioso, el juez puede por remisión al Código de Procedimientos
Civiles y Comerciales, citar a la persona cuyos intereses pu-
dieran estar afectados. Su intervención es exclusivamente con
facultades de contralor111.
La norma no determina expresamente la apelabilidad de la
resolución del juez de conciliación, pero se la entiende dentro
de lo expresado en el art. 94 en cuanto a la procedencia de di-
cho recurso respecto de las los actos que causen un gravamen
irreparable112.
A.2. Acciones de tutela sindical
§ 4. Amparos laborales. Se hallan instituidos dentro del
texto de la Ley Nacional Nº 23.551 de asociaciones sindicales.
Dicha acción “no abarca a todos los derechos emergentes de la
ley 23.551: las cuestiones referentes a la práctica desleal, como
110 TOSELLI, Carlos Alberto- ULLA, Alicia Graciela, Código Procesal del Trabajo.
Ley. 7987 comentado y anotado con jurisprudencia, Alveroni Ediciones, Córdoba,
2007, p. 491/2. Con cita de ALVARADO VELLOSO, Adolfo, Teoría General del Proceso,
Lección 9: “La jurisdicción”, p. 12.
111 EL HAY, Nancy Noemí- VITALE DE VIVAS, Silvia, comentario al artículo 82 en
SECO, Ricardo Francisco (dir.), Ley procesal del Trabajo de la provincia de Córdo-
ba, t. II, Advocatus, Córdoba, 2008, ps. 192/4
112 TOSELLI, Carlos Alberto - ULLA, Alicia Graciela, Código Procesal del Trabajo.
Ley. 7987 comentado y anotado con jurisprudencia, Alveroni Ediciones, Córdoba,
2007, p. 494.
180 LUIS R. CARRANZA TORRES
§ 3. El debate laboral. Tal como se ha dicho, respecto del
proceso ordinario: “Es el momento culminante del proceso labo-
ral en el que las partes estarán en contacto directo, tratándose
en forma contradictoria, oral y pública y en el que el objeto del
proceso halla su definición. Es un acto procesal complejo, cons-
tituido por una serie coordinada de actos particulares, pero con-
tinuado y unitario, constituyendo un todo indivisible, tanto des-
de el punto de vista de su fin como el de los medios” 72.
§ 4. Apertura del acto. El día y hora fijados, estando noti-
ficadas todas las partes, se realizará con aquellas que asistan.
Debe distinguirse la apertura de la audiencia de la apertura
del debate, siendo la primera de carácter organizativo (v.g.
constatar presencia de las partes, identidad de los testigos,
entre otros actos) y la segunda propiamente procesal y a par-
tir de donde pueden canalizarse planteos jurídicos73.
En caso de ausencia del actor, lo representará el asesor le-
trado del trabajo. El magistrado que presida el acto procesal-
mente debe ordenar la lectura de los escritos de demanda,
contestación y actuaciones de prueba practicadas fuera de la
audiencia, la que puede omitirse por acuerdo de partes, que-
dando incorporadas al debate74. Es lo que usualmente ocurre.
§ 5. Recepción de prueba. Acto seguido pasa a recibirse
la prueba que debe producirse en la vista de causa. Se comien-
za por la confesional y luego por las testimoniales. Es habitual
que las partes, de común acuerdo renuncien a la misma y pa-
sen directamente a los testigos.
“Procede aclarar que forma parte solamente de un uso em-
pezar por la confesional, incentivado por la circunstancia lógi-
72 OSTOICH, José Vicente, Derecho procesal del trabajo, Mediterránea, Córdoba,
2000, ps. 120/1.
73 Cfr. REQUENA, Cristian, comentario al artículo 58 en SECO, Ricardo Francisco
(dir.), Ley procesal del Trabajo de la provincia de Córdoba, t. II, Advocatus, Cór-
doba, 2008, pp. 30 y ss.
74 OSTOICH, José Vicente, Derecho procesal del trabajo, Mediterránea, Córdoba,
2000, p. 122.
CAPÍTULO 12
OTRAS ACCIONES LABORALES
A. CUESTIONES CONCEPTUALES
A.1. Actos de jurisdicción voluntaria
§ 1. Naturaleza. Se trata de una cuestión discutida, enten-
diendo la mayor parte de los autores que tales actos ni son ju-
risdiccionales, por no ser resolutivos de conflictos intersubje-
tivos de intereses, ni tampoco voluntarios, toda vez que no
depende de la voluntad del particular el utilizar o no la res-
pectiva instancia. De ahí que se haya propuesto darles la de-
nominación de actos de competencia necesaria ya que, sin os-
tentar la esencia de la actividad jurisdiccional, encuadran en
la competencia judicial por expresa atribución legal y son de
tránsito imprescindible en ciertos y determinados casos. Moti-
vos de tipo histórico, seguidos luego por otros consistentes en
otorgar la mayor seguridad y certeza jurídica a determinadas
relaciones, así como más modernamente de resguardar ciertos
aspectos económicos y de políticas públicas resultan su funda-
mento109.
109 CARRANZA TORRES, Luis, Técnicas de derecho procesal práctico, Alveroni Edicio-
nes, Córdoba, 2010, ps. 521-522.

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR