Elecciones para el Parlasur: el gasto que puede evitarse

Cuando todos los argentinos estamos enfrentando el enorme esfuerzo que significa terminar con años y años de dispendio de los dineros públicos por parte de dirigentes corruptos e inescrupulosos que se valieron de ellos para engrosar sus patrimonios privados; cuando el necesario ajuste de las cuentas estatales requiere de más y más sacrificios individuales y colectivos, la suspensión de la elección de diputados del Parlasur constituye una posibilidad que debería ser concretada.El gobierno nacional ha dado señales en ese sentido. Dos diputadas de la coalición Cambiemos presentarían sendos proyectos para suspender los efectos de la ley 27.120, sancionada entre gallos y medianoche en la última sesión parlamentaria de 2014 y promulgada ocho días después por Cristina Kirchner. Se trata de la norma por la cual la anterior administración aspiraba a conseguir presupuesto y fueros necesarios para cobijar a muchos funcionarios de entonces, cuyo trasiego por los tribunales se vislumbraba continuo y creciente.Los proyectos del oficialismo impulsan que la representación argentina en el bloque regional esté a cargo de los propios legisladores que surjan de la composición del Congreso Nacional, tras el recambio de diciembre próximo. Esa lógica y más que razonable medida iría en la misma senda de Brasil y de Uruguay, que solo envían a ese cuerpo regional a legisladores de su propio Parlamento.Producto de aquella ley, lograron ser parlamentarios del Mercosur, entre otros, la dirigente salteña, hoy condenada, Milagro Sala, y el exsecretario multipropósito de la recaudación ilegal kirchnerista José López, entre otros con serios problemas con la Justicia. Sin embargo, aquella intentona del "vamos por todo parlasuriano" chocó contra dos barreras poderosas: una fue la campaña impulsada por candidatos como Mariana Zuvic (Coalición Cívica-Santa Cruz), denominada "Chau fueros", con el fin de que ese beneficio no alcanzara a los miembros del Parlasur. Esa intención fue ratificada tanto por la Cámara Nacional Electoral como por la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Otro de los sólidos muros contra los que chocó la ambición de impunidad del kirchnerismo fue erigido por el grupo que integraron la propia Zuvic, el abogado Fabián Rodríguez Simón y la riojana Marcela Crabbe, miembros del Parlasur por Cambiemos, con la campaña "Chau privilegios", que impidió que esos legisladores cobraran sueldo hasta que ese organismo no estuviera totalmente institucionalizado...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba