Ejecutaron de 15 balazos a un barra de Newell’s que había estado oculto en Entre Ríos

 
EXTRACTO GRATUITO

"Alto, policía". Marcelo Medrano escuchó la orden cuando salía del shop de la estación de servicio, situada frente al hospital Eva Perón, en Granadero Baigorria, al norte de Rosario. Eran las 23 y su pareja, con su bebé de tres meses, esperaba en el auto. El hombre que gritó sacó un arma y le apuntó a Coto, barra brava de Newell’s y con un prontuario espeso por causas de narcotráfico, que comenzó a correr.Al primer atacante se unió otro más en moto. En medio de la noche, desierta por el aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO), Medrano cayó al recibir unos diez disparos. Pero los atacantes se quisieron asegurar. Y en la vereda, frente a la mujer, lo remataron con otros cuatro tiros, todos en la cabeza.Coto Medrano es protagonista desde hace más de una década de la violencia y los entramados ligados al narcotráfico en torno a la barra brava de donde los liderazgos efímeros de la hinchada se han cargado varias víctimas, en ejecuciones que muchas veces salieron de la banda de Los Monos, que gerencia la hinchada. Medrano estaba del lado opuesto al clan Cantero.Según fuentes policiales, desde hacía meses Coto Medrano estaba escondido en Victoria, Entre Ríos. De acuerdo a sus familiares, estaba amenazado. Por la pandemia de Covid-19 decidió regresar al norte de Rosario, donde vivió siempre y manejó parte del narcomenudeo en el norte del Gran Rosario, una zona que desde hace tres meses está en permanente conflicto por la pretensión de Los Monos de tener la hegemonía de ese amplio territorio, donde se encuentran las terminales portuarias que exportan el 80 por ciento de la soja que produce el país.Medrano cargaba con una condena a seis años de prisión por narcotráfico en 2010 y otra en 2018 por tenencia ilegal de armas. Desde que salió de la cárcel el año pasado sabía que su cabeza tenía precio, según los investigadores. El móvil del crimen podría estar vinculado a esa relación que existe desde hace más de 20 años en torno a la barra de Newell’s y el narcotráfico.En 2016, en la cancha las banderas rendían homenaje a los caídos, como la que colgaron del alambrado en honor a Matías Hernán Franchetti, conocido como Cuatrero, uno de los líderes de la barra que fue asesinado por dos sicarios en moto el 7 de junio 2016 en las inmediaciones de la puerta 6 del Coloso del Parque. En la Policía Federal Argentina (PFA) tenían certezas que Medrano fue clave en la ejecución de este hombre.Como Coto, Cuatrero era un narco de estirpe, al llegar a ser...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA