Ejecución de sentencia

AutorLuis R. Carranza Torres
Cargo del AutorAbogado (U.N.C.). Doctor en Ciencias Jurídicas (U.C.A.)
Páginas343-358
CAPÍTULO 19
EJECUCIÓN DE SENTENCIA
A) SENTENCIAS NACIONALES
§ 1. Concepto. Las situaciones jurídicas establecidas me-
diante sentencia son susceptibles de ejecutadas dentro del
mismo ámbito procesal de no mediar el cumplimiento espon-
táneo del obligado o acuerdo de las partes en como satisfacer
los términos de lo resuelto judicialmente.
En dicho contexto de deber se incluye necesariamente, y
como una parte esencial, no sólo el dictado de una sentencia
de parte de un juez en resguardo del derecho agraviado, sino
una actividad del magistrado, en pos de hacer cesar la situa-
ción de agravio.
§ 2. Presencia de orden público. Resulta una nota dis-
tintiva de la jurisdicción, su capacidad de poder ejecutar de
modo forzado sus decisiones. Es decir, aun en contra de la vo-
luntad del agravado o afectado por la misma. Hay, además, en
la ejecución de la sentencia, una actuación del imperium judicis
innegable. Que, sin perjuicio de la necesaria actividad de quien
pueda beneficiarse en particular de ella, traslada a la esfera de
344 LUIS R. CARRANZA TORRES
lo público, el interés por la materialización de lo resuelto en el
fallo judicial, más allá de quien haya tomado parte en el plei-
to, transcendiendo el mero interés particular, para devenir
en una cuestión en que se halla comprometida no sólo el juez
interviniente, ni aún la magistratura judicial, sino el aparato
estatal todo.335
A este respecto se ha expresado que: “La ejecución de las
sentencias es una cuestión de capital importancia, imprescindi-
ble para la efectividad del Estado social y democrático de Dere-
cho”336, desde que el desconocimiento de lo decidido judicial-
mente importa no sólo la continuidad del agravio particular al
derecho que dio en su momento origen al pleito, sino también
la puesta en duda de cara a la sociedad, de la efectividad de
las sentencias y resoluciones judiciales firmes.
§ 3. Distintas modalidades. Bajo el común denominador
de la ejecución de sentencia, el ordenamiento procesal agrupa
una serie de posibilidades que comprenden tanto al embargo
para realizar el crédito, como la dirigida a obtener la entrega
de la cosa (muebles, inmuebles) que se ha pedido, o para ha-
cer aquello que se debía y no se realizó, e incluso para desha-
cer aquello que se ha hecho de forma indebida.
Es así que, lo atinente a la forma que asumirá la ejecución,
así como las actividades necesarias para cumplirlas, se halla
inescindiblemente relacionado a los términos de la sentencia.
§ 4. Rasgos comunes del trámite. Sin perjuicio del antes
expresado, pueden observarse ciertas cuestiones que compar-
ten todas las modalidades. Por caso, que la ejecución siempre
es a instancia de la parte interesada337, con citación al ejecu-
tado para que oponga excepciones en el plazo de tres días338,
335 CARRANZA TORRES, Luis, Técnicas de derecho procesal práctico, ob. cit., ps. 512-
513.
336 Tribunal Superior de Justicia de Canarias. Sala de lo Contencioso Adminis-
trativo. Recurso 818/97 del 27/02/2006, en su Fundamento Jurídico Cuarto.
337 Art. 802, CPCC.
338 Art. 808, CPCC.

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR