Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala M, 10 de Mayo de 2017, expediente CIV 027140/2013

Fecha de Resolución:10 de Mayo de 2017
Emisor:Camara Civil - Sala M

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA M ACUERDO. En Buenos Aires, a los días del mes de mayo del año dos mil diecisiete, hallándose reunidas las señoras jueces de la Sala “M” de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, Dras. M.I.B., M. De los Santos y Elisa M.

Diaz de V., a fin de pronunciarse en los autos “Eichemberg, M.G. c/Obra Social Personal de Edificiosde Renta y Horizontal s/daños y perjuicios”, expediente n°27140/2013, la Dra. B. dijo:

  1. La sentencia de fs. 819/830 desestimó la demanda contra el Dr. A.G.N., con costas al actor.

    Acogió, en cambio, la acción contra la “Obra Social de Personal de Edificios de Renta y Horizontal (OSPERYH)” y mandó abonar la indemnización, con más sus intereses y las costas del juicio.

  2. Viene apelada por todos los intervinientes.

    En sus agravios, la “Obra Social de Personal de Edificios de Renta y Horizontal (OSPERYH)” se queja por la responsabilidad que le fue atribuida, con sustento en que no se probó que la infección experimentada por M.E. hubiera sido contraída en la Clínica de la Ciudad, que pertenece a esa entidad. Señaló asimismo que el fallo recurrido es contradictorio en cuanto aplica el art. 7° del Código Civil y Comercial para cuantificar los daños, pese a que en el apartado anterior el a quo había dicho lo contrario por tratarse de un hecho anterior a la entrada en vigencia del referido ordenamiento. En subsidio, considera que no existe relación causal entre los daños peritados y la infección hospitalaria eventualmente contraída.

    Asimismo -y a todo evento- reclama se reduzcan los montos admitidos. El Dr. Naessens y su seguro -“Seguros Médicos S.A.”- se Fecha de firma: 10/05/2017 Alta en sistema: 29/05/2017 Firmado por: M.A. DE LOS SANTOS, JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.L.V., SECRETARIO DE CAMARA 1 Firmado por: E.D.D.V., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.I.B., JUEZ DE CAMARA #14294270#178189486#20170509120358841 Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA M agravian, en tanto, porque las costas causadas por el rechazo de la acción a su respecto fueron impuestas a la parte actora cuando -en rigor- fue la obra social demandada quien resultó sustancialmente vencida. Finalmente, el actor considera reducida la cuantía de la indemnización.

  3. Para seguir un orden lógico corresponde expedirse, en primer lugar, sobre la ley aplicable. Al respecto, las quejas de la obra social no merecen ser atendidas. Es verdad que al comienzo de los considerandos, el colega de grado expresamente señaló que como los hechos que dieron lugar a la acción ocurrieron en el año 2010, resulta de aplicación al caso el Código Civil derogado, no obstante lo cual, al examinar más adelante la procedencia de las partidas reclamadas y su cuantificación, explicó que no encontraba inconveniente en aplicar el nuevo ordenamiento. Fundó su postura en que el art. 1746 del Código Civil y Comercial vigente, admite la utilización de los criterios clásicos y los que atienden a fórmulas matemáticas sin exigir un estricto acatamiento a estas últimas. No advierto en ello ninguna contradicción.

    En primer lugar, porque antes o después de la vigencia del nuevo código, la fijación de la cuantía del daño resarcible no estaba tasada de una manera especial, sino que el juez fijaba la indemnización que entendía justa en base a su leal saber y entender.

    Así, podía recurrir a métodos más objetivos, como los que surgen de fórmulas matemáticas, o bien determinar el monto del perjuicio sobre otras variables que, generalmente, no quedaban plasmadas en las sentencias.

    En numerosos pronunciamientos he sostenido que el art. 7° del Código Civil y comercial reproduce -en lo sustancial Fecha de firma: 10/05/2017 Alta en sistema: 29/05/2017 Firmado por: M.A. DE LOS SANTOS, JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.L.V., SECRETARIO DE CAMARA 2 Firmado por: E.D.D.V., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.I.B., JUEZ DE CAMARA #14294270#178189486#20170509120358841 Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA M y en lo que aquí interesa- el art. 3° del código derogado, según la modificación introducida en su momento por la ley 17.711. Rigen, entonces, los principios de irrectroactividad y de aplicación inmediata de la ley, en virtud de los cuales la nueva disposición se aplica hacia el futuro, pudiendo alcanzar los tramos de situaciones jurídicas que no se encuentran aprehendidas por la noción de consumo jurídico. Estos conceptos, que fueron incorporados al referido art. 3º derogado, tuvieron como base la obra de R.. Dicho autor proponía soluciones que procuraron armonizar las exigencias de la seguridad jurídica con las reformas que expresan aquello que el legislador consideró como más representativo del valor justicia, equilibrio que contribuyó –sin duda- a que su obra fuera una referencia insoslayable en el tema (conf. ROUBIER, PAUL, Le droit transitoire (Conflicts des lois dans le temps), 2ª ed. P., ed. D. etS., 1960, nro. 42, p. 198 y nro. 68, p. 334, citado por K. de C., El artículo 7 del Código Civil y Comercial y los expedientes en trámite en los que no existe sentencia firme, La Ley Online AR/DOC/1330/2015)

    A partir de lo expuesto, el límite a la aplicación inmediata de una nueva ley va a estar dado por la noción de “hechos cumplidos”, pues aquella podrá operar en tanto las consecuencias no se encuentren ya consolidadas con anterioridad a su entrada en vigencia.

    En función de esos principios, la doctrina coincide en que la responsabilidad civil se rige por la ley vigente al momento del hecho antijurídico, esto es, el Código Civil y sus leyes complementarias, aunque la nueva ley rige -sin ninguna duda– a las consecuencias que no se hallaban consumadas al momento de entrada Fecha de firma: 10/05/2017 Alta en sistema: 29/05/2017 Firmado por: M.A. DE LOS SANTOS, JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.L.V., SECRETARIO DE CAMARA 3 Firmado por: E.D.D.V., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.I.B., JUEZ DE CAMARA #14294270#178189486#20170509120358841 Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA M en vigencia del Código Civil y Comercial de la Nación (conf.

    K. de C., A. “La aplicación del Código Civil y Comercial a las relaciones y situaciones jurídicas existentes”, en Rubinzal Culzoni, Santa Fe. 2015, p. 101). Precisamente, una de ellas es la justipreciación del daño que, como tal, constituye una deuda de valor que se traduce, en definitiva, en una suma de dinero de manera con el dictado de la sentencia.

    Es doctrina reiterada de la Corte Federal que el derecho a la reparación del daño injustamente experimentado tiene jerarquía constitucional, toda vez que el neminem laedere, reconoce su fuente en el art. 19 CN (CSJN, “in re” “Santa Coloma”, Fallos 308:1160; Ghünter”, Fallos 308:111; “Aquino” Fallos 327:3753). De éste se infiere el derecho a no ser dañado y, en su caso, a obtener una indemnización justa y plena. Precisamente, este fundamento es el que se ha plasmado en el nuevo Código Civil y Comercial, cuyo art. 1740 establece expresamente que el nuevo código no ha hecho más que continuar en la senda ya trazada, como puede advertirse -entre otras disposiciones- a partir del principio de la inviolabilidad de la persona humana (art. 51 CCyC). Por tanto, ya sea que se entienda -como personalmente creo- que la fijación del quantum indemnizatorio es una de las consecuencias jurídicas no consolidadas a las que se refiere el art. 7 CCyC -y, por ende, susceptible de ser encuadrada en el art. 1746 del CCyC- o bien se recurra a la doctrina de la Corte a que hice mención -vigente al momento de ocurrir los hechos- la solución en cuanto al criterio empleado por el juzgador no habría de modificarse.

    En tales condiciones, no se logra comprender la finalidad que persiguen los agravios de la obra social al solicitar se Fecha de firma: 10/05/2017 Alta en sistema: 29/05/2017 Firmado por: M.A. DE LOS SANTOS, JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.L.V., SECRETARIO DE CAMARA 4 Firmado por: E.D.D.V., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.I.B., JUEZ DE CAMARA #14294270#178189486#20170509120358841 Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA M revoque el fallo en este aspecto, toda vez que el método empleado por el colega de grado en nada modifica la solución.

  4. Según surge del relato de los hechos, el 30 de marzo de 2010, M.E. sufrió un accidente de tránsito mientras circulaba con su moto. Fue derivado de urgencia al Hospital Piñero en donde se le efectuaron las primeras curaciones. Allí se tomaron varias radiografías y debido a la fractura expuesta del fémur se le realizó una tracción esquelética. Luego, ese mismo día fue derivado a la Clínica Ciudad, perteneciente a OSPERYH, donde fue recibido por el Dr. Noessens. A raíz de los estudios que se llevaron a cabo, se diagnosticó “fractura cerrada con desplazamiento en 1/3 superior” (ver pieza agregada a fs. 6 de la HC). Se ordenaron exámenes prequirúrgicos y una interconsulta con neurología (1/4/2010). Ninguno de ellos arrojó anomalías distintas a las ocasionadas por la lesión experimentada a raíz del mencionado infortunio. Se programó una intervención quirúrgica para el 6 de abril a fin de colocarle clavos y cerrojos. Dicho acto fracasó pues debió

    suspenderse debido a la rotura del equipo intensificador de imágenes.

    Finalmente se llevó a cabo el 13 de ese mes y año. El 10 de agosto, el paciente ingresó nuevamente a cirugía para extracción del material respectivo. Por esa época había referido dolores y molestias, por lo que se decidió sacar los tornillos a causa de un proceso inflamatorio.

    Se dejó constancia entonces de que el paciente presentaba infección en el fémur y se ordenó practicar interconsulta con infectología.

    Como motivo del estudio consiguiente se recuperó SAMR -Staphylococcus aureus resistencia a meticilina- en todos los cultivos realizados. Fue medicado. El 29 de agosto, Eichemberg ser encontraba asintomático y afebril, de modo que se le dio el alta Fecha de firma: 10/05/2017 Alta en sistema: 29/05/2017 Firmado por: M.A. DE LOS SANTOS, JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.L.V., SECRETARIO DE CAMARA 5 Firmado por...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba