La educación popular encarna donde los procesos sociales son más vivos

RESUMEN

Desde 1993 a 2002, Esther Pérez fue coordinadora del programa de Educación Popular del Centro Mather Luther King

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Desde 1993 a 2002, Esther Pérez fue coordinadora del programa de Educación Popular del Centro Mather Luther King. Actualmente, esta doctora en Ciencias continúa siendo una de los principales referentes del centro y se desempeña en el área de Comunicación. El Centro Mather Luther King (*) es una Asociación Sin Fines de Lucro de acuerdo a la legislación cubana. “Nos definimos como un centro macroecuménico dado que participan personas de todas las religiones, ateos y agnósticos y todo lo demás que se te pueda ocurrir”, señala Pérez. Esther atendió a momarandu.com en la propia sede del Centro, en el barrio Pogolotti de La Habana, un barrio eminentemente negro, para el cual y desde el cual se nutre el centro. Esta mujer tiene amores que van desde figuras de renombre como José Martí, Fidel Castro, el ‘Che’, Manuel Piñeiro, Frey Beto, Joao Pedro Estévile –dirigente brasileño-, hasta la gente sencilla de todos los días, como “mi amiga Claudia Korol”, o “una mujer que conocí en un asentamiento de los Sin Tierra en el Brasil o un cura del nordeste del Brasil”.

- ¿Cómo llega al Centro y a la Educación Popular?

- Yo trabajaba en Casa de las Américas, y por pura casualidad me toca a mí coordinar un primer encuentro con educadores populares latinoamericanos (años ’85, ’86 aproximadamente).Cuando esta gente comienza a hablar yo me doy cuenta de que lo que ellos están diciendo resuena con las preguntas que yo misma me estoy haciendo sobre la realidad cubana en este período de rectificación. Me empecé a comprometer más con esto e hicimos dos encuentros para el cual invité a todo el que a mí me parecía que en Cuba podía servirle para algo. Luego, desde el Centro me piden que vaya a organizarlo según la Educación Popular.

- Y el centro fue conformándose según diferentes áreas…

- En el año ’94 repensamos el centro y salieron cuatro áreas de trabajo fundamentales que se mantienen hasta el día de hoy: un área de trabajo que responde a sus orígenes, que atiende a iglesias, a movimientos ecuménicos que estaban en los orígenes del centro: Área de Formación y Reflexión Socioteológica Pastoral que actúa en toda la isla. Fundamentalmente fomenta un ecumenismo de base y la lectura popular de la Biblia. Luego se formó el Área de Educación Popular que difundió esta concepción del trabajo educativo sobre todo en las organizaciones cubanas. Un Área de Solidaridad que tenía dos vertientes fundamentales: atraer solidaridad hacia Cuba, pero también dar solidaridad desde Cuba a grupos, movimientos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA