La educación como clave del desarrollo finlandés

Días atrás visitó Buenos Aires el primer ministro finlandés, Juha Sipitä, acompañado de una delegación de empresarios de su país. El hecho marca un hito en el conocimiento recíproco de ambos países que, hasta hoy, había sido limitado. Sin embargo, esa distante nación europea, de clima riguroso, famosa por sus miles de lagos y sus bosques de coníferas, tiene mucho para enseñar en una cuestión esencial que favorece el crecimiento de los países y que explica la singular influencia ganada por los finlandeses en las últimas décadas: su admirable desarrollo educativo.

Gracias a ese proceso, que ha convocado la atención mundial, se ha convertido en una nación de consulta constante en el campo de la enseñanza. Asimismo, ha ganado prestigio por haber sabido conciliar las demandas de un pragmatismo eficiente para superar los problemas con el respeto por las reglas establecidas con los países vecinos.

No sorprende, por lo tanto, que el primer ministro declare que la enseñanza es la mejor apuesta de los finlandeses en relación con el futuro del país. Tanto es así que la cuestión educativa es el quid de los debates que entablan los representantes de ese país. Es de señalar que esos destacados visitantes han manifestado sentirse en condiciones de cooperar con nuestras autoridades en esa materia y así lo han trasmitido oficialmente.

Sipitä, ingeniero en telecomunicaciones, dio comienzo a su carrera política hace pocos años, sólo un quinquenio, cuando fue elegido...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR