'Economía de guerra': la Casa Rosada se prepara para la reconstrucción

 
EXTRACTO GRATUITO

Mientras atiende como prioridad la cuestión sanitaria e inunda de pesos el sistema para evitar el colapso de la economía, el Gobierno mira de reojo variables como inflación, empleo y consumo. A medida que se acerca el final de la cuarentena, crece la preocupación por el día después y las consecuencias del aislamiento obligatorio.Ya no hay dudas: el 13 de abril la rueda volverá a ponerse en funcionamiento. Será, como dijo el presidente Alberto Fernández,. Los grupos de riesgo continuarán confinados en sus domicilios, pero gran parte de los trabajadores formales e informales volverán a las calles, aunque con algún tipo de régimen que permita separarlos por turnos.Será el después de aplicar durante 50 días una economía de guerra, como la definieron en la Casa Rosada. Los efectos del parate económico aún están por verse, aunque se descuenta que el impacto más fuerte estará concentrado en los sectores informales de la economía. "Estamos aplicando las medidas menos malas", reconocieron fuentes oficiales. En este punto no hay recetas mágicas, agregaron."Salir de la cuarentena tiene que ser algo muy cuidado, se va a abrir muy paulatinamente. Estamos viendo cómo flexibilizar la cuarentena", dejó en claro el Presidente. El cronograma que se pondrá en marcha será el resultado del trabajo del comité de crisis que integran el Gobierno, sindicatos, empresarios y especialistas médicos.Si marzo fue un mes malo en materia de recaudación, con una caída del 12%, para abril las previsiones son pésimas. En ese punto la Casa Rosada encontró en la emisión la respuesta a los problemas. La "maquinita" trabajó a destajo imprimiendo nuevos billetes para asistir al Tesoro: en marzo fueron cerca de $600.000 millones -un nivel récord-, que generaron una expansión nominal del 35% de la base monetaria en el mes."El monetarismo ortodoxo tuvo que dar paso a una política de guerra. No hay parámetros técnicos. Son inusuales las políticas porque es inusual lo que estamos viviendo", delineó uno de los integrantes del equipo económico de Fernández.Más de la mitad de ese dinero fue a las empresas, para mantener el empleo y el pago de salarios. "Las medidas que dimos a los empresarios nos costaron $380.000 millones, el auxilio económico en planes y demás han superado los $120.000 millones. Para nosotros primero está la gente y el país", resumió el Presidente en las últimas horas.Pese a esto, en el Gobierno aseguraron que no impactará en la inflación. La explicación que ensayaron...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA