La ecología urbana al pie de la letra

Autor:Jens Lubbadeh
Cargo:Periodista
RESUMEN

La noción de ecología urbana es fundamental en Bliesgau, una zona protegida de Alemania que se ha sumado el 26 de mayo a la Red Mundial de Reservas de Biosfera de la UNESCO. Bliesgau no es el primer sitio de la Red que comprende áreas urbanas, pero sí es el único con una densidad de población de 310 habitantes por kilómetro cuadrado. (...)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

La noción de ecología urbana1 es fundamental en Bliesgau, una zona protegida de Alemania que se ha sumado el 26 de mayo a la Red Mundial de Reservas de Biosfera de la UNESCO. Bliesgau no es el primer sitio de la Red que comprende áreas urbanas, pero sí es el único con una densidad de población de 310 habitantes por kilómetro cuadrado.

Pequeño, pero impresionante. Este podría ser el lema del Land del Sarre, el más pequeño en superficie de los Estados federados de Alemania, si se exceptúan las tres Ciudades-Estados de Hamburgo, Berlín y Bremen. Un tanto aislado al sudoeste del país, el Sarre da la impresión de ser un pequeño apéndice de Alemania. Rodeado en gran parte por el vasto Land de Renania-Palatinado, su territorio confina con Francia hacia el sur y al oeste con Luxemburgo.

El Sarre es también uno de los sitios de Alemania donde el clima es más cálido. Por eso, no es sorprendente que el hombre se estableciera en sus tierras desde miles de años atrás, como lo atestiguan las huellas dejadas por sus primeros pobladores. El menhir de Gollenstein, con sus 4.000 años de antigüedad, es el mudo testimonio de la presencia de seres humanos en la región desde la Edad de Piedra.

Luego fueron los celtas los que poblaron el Sarre, conquistado más tarde por Julio César. Con la llegada de los romanos se introdujo la viña en la región, iniciándose así un cultivo de larga tradición que perduraría hasta la primera mitad del siglo XX en el valle del río Blies.

Bliesgau es el nombre de un territorio de 370 km2 situada al sur del Sarre, que acaba de sumarse a la Red Mundial de Reservas de Biosfera. En los prospectos turísticos se exaltan en términos entusiásticos su “clima mediterráneo”, “sus colinas ondulantes” y sus “huertos de árboles frutales que se extienden hasta perderse de vista en el horizonte”. Su suelo calcáreo, formado por restos de conchas de moluscos, permite que crezcan numerosas variedades de orquídeas.

A pesar de su aspecto idílico, Bliesgau no es en absoluto un sitio natural intacto. La mano del hombre ha modelado en gran medida su paisaje. En efecto, Bliesgau cuenta con una población de 111.000 habitantes, repartida en dos ciudades Sankt Ingbert y Blieskastel. Con 310 habitantes por km2, su densidad demográfica no sólo es superior a la media registrada en Alemania, sino también a la de todas las reservas de biosfera existentes en el mundo.

Desde el punto de vista de la protección de la naturaleza, Bliesgau tampoco...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA