Dura condena contra el ex dueño de Aerolíneas en España

 
EXTRACTO GRATUITO

MADRID.- Gerardo Díaz Ferrán, ex dueño de Aerolíneas Argentinas, se enteró en la cárcel de una novedad demoledora: una jueza mercantil lo condenó ayer a pagar 400 millones de euros y lo inhabilitó para cualquier actividad comercial por 15 años, a raíz de las irregularidades en el concurso de acreedores de su imperio caído, el emporio Viajes Marsans.La noticia fue celebrada en silencio por el gobierno argentino. La desgracia judicial de Díaz Ferrán, según descuenta la Casa Rosada, desinfla las posibilidades del empresario en el juicio que se sustenta en el tribunal arbitral del Banco Mundial (Ciadi) por la estatización de Aerolíneas, en 2008. El caso está activo (se tomaron medidas procesales esta misma semana), pero la estrategia argentina apunta a que la demanda sea desestimada a partir de las acusaciones que pesan sobre Díaz Ferrán.La condena firmada por la jueza madrileña Ana María Gallego apunta también contra Posibilitum Business, dueña de la sociedad Teinver, ex controlante de Marsans y a nombre de la cual se radicó la demanda en el Ciadi. También alcanza a los herederos de Gonzalo Pascual, el otro dueño del grupo, fallecido en 2010.El fallo les atribuye "dolo y culpa grave" a los imputados en la forma en que se resolvió la quiebra de Marsans. Entre otras irregularidades, se les achaca "una salida fraudulenta del patrimonio de la empresa entre junio de 2008 y junio de 2010" y haber simulado la situación patrimonial de Díaz Ferrán y Pascual para esquivar el pago a los acreedores (entre los que se cuentan cadenas de hoteles, empresas logísticas y la Seguridad Social española).Pocas veces España vio una caída tan estrepitosa en la elite de los negocios como ocurrió con Díaz Ferrán. A mediados de la década pasada presidía la poderosa Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), era uno de los ejecutivos dilectos del gobierno socialista de entonces y manejaba un grupo turístico que crecía como un pulpo. Llegó a tener las aerolíneas Spanair y Air Comet, hoteles de lujo, líneas de ómnibus y operadoras de viajes.Pero la fantasía se diluyó de repente, casi en el mismo momento en que España entraba en recesión.Desde diciembre del año pasado, el empresario está preso en la cárcel de Soto del Real, acusado en otro expediente de lavado de dinero y evasión impositiva durante el vaciamiento de Marsans.Además, tiene pendiente un juicio por un posible delito fiscal en la compra de Aerolíneas al Estado español, en 2001, y podría sumar años de prisión...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA