Dudas en el debut del nuevo sistema de precios

 
EXTRACTO GRATUITO

"Esto es un lío", resopló el vendedor mientras rasqueteaba la vidriera para despegar parte de un cartel que ofrecía todo tipo de pago sin recargo. "El contado bajó algo, pero el costo de las cuotas todavía no lo sé. Lo tengo que calcular", agregó, ya dentro del local de ropa, en Santa Fe y Callao. El hombre contó que una remera que costaba $ 389 a comienzos de la semana pasó a valer ayer $ 350, una baja de 7,5%, lejos del 20% proyectado por el Gobierno en el lanzamiento de Precios Transparentes.

El plan oficial, que busca que se explicite cómo se componen los precios de los productos, generó desorientación y dispersión para comercios y clientes en su primer día. Hubo rebajas al contado y recargos en las cuotas.

La conducta del mercado no fue homogénea en territorio porteño, pero lo mismo pasó en provincias como Santa Fe, Chubut, Corrientes o Chaco, entre otras ciudades. Tomando el precio de lista previo a la aplicación de la medida, algunos comerciantes rebajaron el valor del contado (un pago con tarjeta de crédito, débito o efectivo), pero subieron desde ese piso anterior el financiado. Esto hizo que el costo del financiamiento que ya tenía oculto un producto subiera aún más el precio final. Otros rebajaron el contado y desde ese nuevo valor calcularon el costo de las cuotas. Un tercer grupo no cambió nada; otros suspendieron las cuotas.

"Los precios exhibidos son abonados de las siguientes maneras: tarjeta de crédito (un pago), tarjeta de débito, efectivo. No se admiten planes de pago en cuotas con tarjetas de crédito", decía el cartel pegado en los dos comercios que Nike tiene en la avenida Santa Fe al 1600. "Veníamos haciendo tres cuotas sin interés", contó la cajera del local de ropa femenina y completó: "Sé que hay algunos comercios por la zona operando con el mismo precio de lista y con aumentos del 10% para la financiación. Nosotros decidimos operar en una cuota sin subir ni bajar los precios y vamos a ver qué sucede en los próximos días".

Lo mismo ocurrió a sólo unas cuadras de allí, en la juguetería Tío Mario. El local tenía en sus góndolas una cartel que indicaba que sólo se mostraban los precios "contado efectivo, tarjeta de débito o crédito en un pago". Para aquellos que buscaban cuotas, en tanto, recomendaba: "Consulte otros planes de financiación". Pero a la hora de pagar, una de las vendedoras dijo: "No bajó ni subió nada. Pero tampoco tenemos información de cuánto van a salir las cosas en cuotas".

Precios Transparentes es...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA