Un drama que golpea al ciclismo

 
EXTRACTO GRATUITO

El domingo 22 de febrero de 2015 será recordado como un día triste para el ciclismo argentino. El juninense Sebastián Cancio, diez veces campeón argentino de pista, falleció tras sufrir un ataque al corazón; fue el peor desenlace tras una angustiosa incertidumbre que comenzó cuando el 8 de febrero pasado fue internado en el Hospital Ramos Mejía con un cuadro de deshidratación e insolación al terminar tercero en la Doble Bragado.

Cancio, campeón panamericano en 2004 y ganador en 2005 de la primera fecha de la carrera por puntos del Campeonato del Mundo en Moscú de ciclismo en pista, sufría un problema hepático que le afectó los riñones. "Sebastián venía incubando una hepatitis previa a la carrera a la que hizo caso omiso, y esta patología provocó la recaída que se incrementó por el cuadro de deshidratación", había explicado días atrás Gerardo Crisafulli, entrenador de su equipo (SAT), al diario Bragado Informa.

Desde la Asociación Metropolitana de Ciclismo, encargada de fiscalizar la Doble Bragado, informaron a la nacion que los ciclistas deben presentar un apto físico firmado por un médico en una ficha adosada para poder sacar la licencia anual que entrega la Federación Argentina de Ciclismo de Pista y Ruta. Esta licencia les permite competir durante todo el año y es válida hasta el 31 de diciembre. A partir de allí, los controles médicos corresponden a cada ciclista personalmente.

"La Federación nos exige un apto físico con todos los estudios pertinentes para poder correr. Después hay circunstancias en las que uno deja más de lo que tiene y se exige al límite para lograr objetivos. Uno tiene mayor o menor capacidad de sufrimiento...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA