Dos cuerpos sobreentrenados, llevados al límite

Desde hace tiempo, la búsqueda expresiva del coreógrafo Luis Garay está en permanente estado de reformulación. Hasta el domingo, en el Tacec de La Plata, su nuevo mojón se llama Daimón. Como ya ha sucedido en trabajos suyos, no hay bailarines en ese personal marco arquitectónico del Teatro Argentino. En escena, están Karen Carabajal y Valeria Fontán. Karen es boxeadora. Su sueño es convertirse en campeona mundial de peso pluma. Valeria posee el récord argentino de levantamiento de pesas en la categoría 69 kilos. Es atleta de crossfit internacional.

Junto a esos cuerpos sobreentrenados la búsqueda del talentoso coreógrafo va tras otros horizontes. "Me interesa la meditación, el loop y la acción de un ejercicio que, de a poco, comienza a generar una ficción. Me interesa cómo un cuerpo de este tipo es capaz de generar un universo en sí mismo. En ese recorrido me parecía casi orgánico trabajar con gente cuya profesión es hacer repeticiones de un mismo movimiento para generar una especie de supercuerpo y ponerlo en un contexto diferente. Lo deportivo en sí mismo no me interesa. Tampoco hacer un biodrama sobre ellas. Una escena en su límite es lo que me inquieta porque es algo vivo, frágil", reflexiona el creador de obras tan disímiles como Ouroboro, The Divine Comedy o Ciencia y fricción.

Confiesa estar tan enamorado de los bailarines como desenamorado. "A veces tengo la sensación de que la conciencia sobre lo que hacen está al límite del narcisismo. En contraposición, el narcisismo de un físicoculturista me llama más la atención porque es más despreocupado, menos pretencioso", agrega.

Hay otro aspecto que le llama la atención. Por ejemplo, como en el caso del levantamiento de pesas, el hecho de que todo se defina en cuatro segundos. O los cuerpos de ellas mismas, con su carga erótica y algo del orden de lo viril transforma todo ello no sólo en una experiencia de danza sino en algo que, tal vez, atente contra su propia disciplina de pertenencia.

-¿Estos corrimientos implican algún tipo de crítica al circuito de la danza contemporánea?

-Entiendo que sí. Y al tipo de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba