Las dos caras de Zubeldía y la balanza de la continuidad

 
EXTRACTO GRATUITO

Todos debemos mostrar jerarquía para seguir", admitió Luis Zubeldía ayer. "El tema de mi continuidad no es algo que me preocupe resolver en lo inmediato y no va a haber un obstáculo de parte mía o de ellos desde los números. Eso no es el tema, sino más bien ocuparnos de lo que no queda porque aún quedan muchos puntos en juego", continuó.¿Cuál será el futuro del DT? ¿Seguirá después de junio o se irá de Racing? Tras 12 fechas del torneo Final, su equipo acumula 16 puntos, en contraste con los 33 que cosechó en el Inicial. No gana en el Cilindro desde el 15 de febrero por la 2a jornada ante Argentinos (2-0). Bajo su conducción, Racing tuvo una efectividad en puntos del 46,8 %. Si bien este número, a priori, no implica un condicionante definitivo, para los dirigentes es de vital importancia finalizar el actual torneo con un piso de 25 unidades. Así quieren evitar iniciar el segundo semestre condicionados y con poco crédito ante los hinchas. Si bien, ese es el parámetro que se platean puertas adentro, el presidente Gastón Cogorno y el manager Roberto Ayala, desde hace una semana, comenzaron las gestiones para renovar el vínculo. Sin representante, por Zubeldía articula Maxi Cuberas, su ayudante de campo. Confirmado Humberto Grondona para el seleccionado Sub 20, se disipó la posibilidad para Zubeldía de dirigir a las selecciones juveniles. Los dirigentes tiene un par de "planes B", pero ambos están en funciones. Fue el propio Ayala quien había reconocido a fines de marzo que le gustaban Facundo Sava (Unión) y Mauricio Pellegrino (arregló hace poco en Estudiantes).Sin embargo, pasado el amargo traspié ante Tristán Suárez por la Copa Argentina y lejos de la pelea en el Final, a los ojos de la dirigencia el técnico demostró dos virtudes. La primera, darle cabida y rodaje a los chicos del club: Adrián Centurión, Luciano Vietto (es el goleador de este ciclo con 11 conquistas), Luis Fariña y Rodrigo De Paul. La lista podría continuar y lo más factible es que uno de estos jugadores emigre a mitad de año. La segunda fue la lealtad que evidenció cuando las aguas se convulsionaron, a principios de 2013, ante la ruptura dirigencial entre Cogorno y el vice 1º Rodolfo Molina. Lo cierto es que Zubeldía no jugó para ninguna de las partes. Semejante crédito, ante el errático desempeño actual, lo blindó en su puesto.Como punto negativo esgrimen que "no eligió bien -confirmó en off un importante dirigente- en los dos mercados de pases que tuvo; sobre todo el de junio". A mitad...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA