Dos amigos: uno 'exquisito' y el otro 'obeso'

 
EXTRACTO GRATUITO

Precisamente hoy, se cumplen 100 años del nacimiento de uno de los más interesantes y polifacéticos escritores argentinos contemporáneos, Adolfo Bioy Casares (1914-1999). Prototipo del dandi, amigo y compañero de ruta de Borges, escribió inolvidables cuentos, novelas y ensayos, y hasta un diccionario famoso: Diccionario del argentino exquisito (1978), editado y reeditado por Emecé muchas veces.De ese Diccionario, se transcriben hoy algunos fragmentos, como homenaje, por supuesto, pero también porque sus irónicas reflexiones sobre el habla de los argentinos no han pasado de moda, en esencia. Dice Bioy en el Prólogo: "Es curioso el hecho de que tanta gente, en una época de penurias como la actual, se vuelque a la tarea de enriquecer el vocabulario. Frenéticamente inventa palabras, o las desentierra de libros (¿no es increíble?) donde dormían el sueño de los muertos, o les confiere acepciones forzadas, incorrectas, fantasiosas, pero nuevas".En la Argentina todo puede cambiar menos las épocas "de penurias". Cómo no pensar en ciertas palabras o expresiones actuales que bien podrían estar alcanzadas por estos comentarios de Bioy. Sigue el Prólogo: "Quienes profesamos afecto por nuestro idioma -al fin y al cabo, hablándolo recorrimos la vida- estamos un poco alarmados por las consecuencias de esta invasión de voces nuevas; como representan, según mis informes, entre el diez y el veinte por ciento de nuestro vocabulario corriente, me pregunto si no le alterarán el tono y aun la índole".A propósito de esta inquietud que manifiesta el autor de El sueño de los héroes, es bueno comentar una última y extensa comunicación de Fundéu, sobre "Moda: extranjerismos con equivalente en...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA