Distintos, pero no tanto

No vociferan como los anteriores ni usan la cadena nacional; tampoco utilizan los medios públicos como panfletos ni difaman a dirigentes de la oposición y a periodistas. Pero como en el aviso de "Cortá con tanta dulzura", el oficialismo empieza a incurrir, en versión más prolija, en conductas que criticaba antes de llegar a la Casa Rosada.

¿Qué cambió? La proximidad de las elecciones, en primer lugar, y también la revisión de los primeros meses en que sólo propiciaban lo que cerca de Marcos Peña definían como "la conversación" de la sociedad y sus distintas dirigencias, con un oficialismo más replegado para contrastar con el régimen que culminó el 10 de diciembre de 2015.

Eso fue aprovechado por la oposición -especialmente por el kirchnerismo- que junto a una mayor conflictividad gremial y algunos escándalos que estallaron en el seno del oficialismo, abrieron un interrogante sobre la gobernabilidad, que el pronunciamiento callejero del 1-A y una mayor fortaleza posterior de Cambiemos disolvieron.

Ahora se dan dos situaciones que convendrá observar con atención, especialmente si siguen escalando: 1) parte del equipo que manejaba las redes sociales en el Gobierno renunció para hacerse cargo de la campaña virtual desde el comando central de Pro, ubicado en Balcarce y Belgrano; 2) hay más publicidad oficial que antes, y progresivamente se va corriendo hacia un lugar de mayor prédica proselitista.

Empecemos por este último punto: en sus primeros meses de gestión el Gobierno tuvo escasa presencia publicitaria, en parte porque no sólo bajó el multimillonario presupuesto que la administración anterior gastaba en ese rubro, sino porque tuvo que saldar cuantiosas deudas en la materia que había dejado Cristina Kirchner y su staff. Entonces los avisos eran pocos y sobre temas bien puntuales (campañas de salud, anuncios de comienzo de obras, etc.).

En mayo de 2016 comenzó lo que por ahora es un tríptico de muy buena factura audiovisual: la primera pieza, bajo la consigna "Todo es posible juntos", se mostraba de manera amena y con dinámico ritmo televisivo cuántos sectores productivos se ven involucrados en una comida tan prototípicamente argentina como la empanada. Cerraba el spot el presidente Mauricio Macri que decía: "Nos tenemos que juntar para estar cada vez mejor".

Entonces no se abrió una gran polémica, pero sí en marzo último cuando en el entretiempo de Argentina-Chile se vio una segunda generación de publicidad oficial que respondía a la...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR