Dispuso el Gobierno una millonaria suba del gasto

 
EXTRACTO GRATUITO

Con un nuevo decreto de necesidad y urgencia (DNU), el Gobierno dispuso un aumento de gastos de $ 30.254,4 millones en el presupuesto de este año. Así, el Ejecutivo completó las modificaciones que había hecho antes gracias a los superpoderes. Con todos los cambios introducidos hasta ahora, el gasto total será un 18% mayor (unos $ 50.000 millones) que lo autorizado originalmente por el Congreso . Esto repetidamente fue denunciado por opositores como "una ficción", lo que ahora parece quedar claro.El Gobierno seguramente deberá volver a modificar la ley de presupuesto 2010 para agregar los $ 2031 millones que supone el pago de 500 pesos a más del 80% de los jubilados el mes próximo, según el anuncio presidencial (ver aparte).El DNU de ayer prevé una serie de nuevos gastos de la Anses, como la financiación de la entrega de notebooks gratuitas a estudiantes secundarios de escuelas públicas.Mientras, en el Senado el oficialismo triunfó al evitar que prosperara el proyecto de eliminación de los superpoderes, que no podrá tratarse ahora hasta las sesiones ordinarias de 2011.Las reparticiones más favorecidas por el aumento de los recursos fueron el Ministerio de Trabajo $ 10.174 millones), del que depende la Anses, que se llevó casi la totalidad ($ 10.157,8 millones). Planificación se llevó un aumento de $ 5402 millones, la mayor parte de ellos para controvertidos programas. Los subsidios al transporte, un área que tiene a su ex secretario estrella Ricardo Jaime en tribunales, recibieron la segunda suma en importancia de la cartera, con $ 1370 millones, sólo superada por los $ 1550 millones para subsidiar a los consumidores de energía eléctrica.Lo que metafóricamente se definió en la norma como "formulación y ejecución de las políticas de transporte aerocomercial" sólo disimula un nuevo subsidio de $ 380 millones para Aerolíneas Argentinas.En parte se trata del blanqueo de una gran cantidad de gastos que era imposible de contener. Como oportunamente describieron analistas e informó La Nacion, las partidas en el presupuesto 2010 para subsidiar los consumos eran tan bajas, que a mitad de año se agotarían, lo que efectivamente ocurrió. Entonces la solución habría sido ajustar las tarifas o modificar el presupuesto, lo que se hacía mes tras mes, pues cada 30 días se agotaban los recursos. Algo parecido pasó con la política salarial. El presupuesto no sólo no previó aumentos, lo que es insostenible con el nivel inflacionario actual, sino que parecía no tener partidas...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA