Disparó siete tiros antes de morir el comisario abatido por federales en un operativo

 
EXTRACTO GRATUITO

Peritos de la Gendarmería determinaron que el comisario de la policía bonaerense muerto en un enfrentamiento con agentes de la Federal en una estación de servicio de Avellaneda efectuó siete disparos.Según consta en la causa, se determinó que el proyectil que hirió al sargento federal Sergio Arán salió de la pistola Bersa 9 mm provista al comisario Hernán David Martín.Al revisar la escena del tiroteo ocurrido el 29 de marzo pasado, minutos después de las 21.30, al costado de la estación de servicio situada en la colectora del Acceso Sudeste, en uno de los ingresos del shopping de Avellaneda, los peritos encontraron casi 30 disparos.La balacera fue el epílogo de la intervención montada tras la denuncia de una mujer dominicana. Ante la fiscal de Avellaneda María Soledad Garibaldi, la denunciante relató que había sido interceptada en Sarandí por dos hombres que la obligaron a abordar un Toyota Etios. Dentro del vehículo le mostraron una bolsa con droga y le advirtieron que si no pagaba $200.000 le armarían una causa por narcotráfico. La amenaza incluía a su esposo, afirmó.La mujer fue a su casa, tomó $30.000 e hizo un pago inicial. Al día siguiente, fue a la fiscalía. En su presentación no explicó si ella o su esposo vendían drogas. Manifestó que los sospechosos que la habían retenido en un auto se podrían haber confundido de persona.Ante la posibilidad de que los extorsionadores fueran policías bonaerenses, la fiscal convocó a personal de División Drogas Urbanas de la Federal para que supervisaran una entrega controlada de los $170.000 que faltaban para completar la extorsión.El 29 de marzo pasado la denunciante concurrió a la estación de servicio. Llevaba unos $10.000 marcados dentro de un sobre donde debían estar los $170.000.Cuando uno de los dos ocupantes del Toyota Etios bajó y tomó el sobre que le entregó la mujer aparecieron los efectivos de la Policía Federal. La escena fue grabada por las cámaras de seguridad de la zona. Se ve al sargento Claudio Franicevich, que había recibido el dinero, acatar la orden de alto sin resistirse. Pero el conductor del Etios intentó escapar; casi atropelló a uno de los policías que lo habían interceptado. Comenzó el tiroteo, que terminó diez metros más adelante, con la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA