El diseño moderno desplazó al arte antiguo

Hasta hace unos diez años, las piezas antiguas de diseño francés se contaban entre las más disputadas en las ventas integrales de fines de semana, eventos en los que en una jornada de ocho horas se vende el contenido completo de una casa o departamento a través de una empresa organizadora.

Pero luego las veleidades de la moda provocaron una reorientación de los gustos, y hoy la demanda se direccionó hacia los objetos de diseño de las décadas del 50, 60 y 70. Sobre todo, artefactos de iluminación, muebles, adornos, bijouterie. Y hacia la pintura contemporánea.

"Los muebles de estilo francés provenzal eran muy codiciados hasta hace un tiempo, pero ya no. Ahora son más valorados los de diseño moderno. Por ejemplo: las mesas de vitrea, con patas de cemento y tablero de vidrio", dice Mónica Ferrario, organizadora de ventas integrales en la ciudad y el Gran Buenos Aires, donde se reparten en iguales proporciones el total de eventos.

Ferrario agrega que también cayó la demanda de cristalería, que en algún momento fue muy solicitada.

Esta nueva orientación del gusto del público hacia el diseño moderno, lejos de limitarse a Buenos Aires, es una tendencia que se registra en muchos lugares del mundo. En los últimos cinco años, en esta ciudad cerraron sus puertas casi el 50% de los anticuarios, según...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba