Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial, 24 de Junio de 2011, expediente 35.611/2008

Fecha de Resolución24 de Junio de 2011

Poder Judicial de la Nación Poder Judicial de la Nación 035611/2008

DISEÑOS Y PRODUCTOS S.R.L. C/ REBORA EDMUNDO OMAR S/

ORDINARIO

En Buenos Aires, a los 24 días del mes de junio de dos mil once, se reúnen los Señores Jueces de Cámara en la Sala de Acuerdos, con asistencia de la Sra. Secretaria de Cámara, para entender en los autos caratulados “DISEÑOS Y PRODUCTOS S.R.L. C/ REBORA EDMUNDO OMAR S/

ORDINARIO” (Expte. n° 050177, Registro de Cámara n° 035611/2008),

originarios del Juzgado del Fuero Nro. 21, S.N.. 42, en los cuales,

como consecuencia del sorteo practicado de acuerdo con lo establecido en el USO OFICIAL

art. 268 C.P.C.C., resultó que debían votar en el siguiente orden: D.M.E.U., D.A.A.K.F. y D.I.M..

El Señor Juez de Cámara, D.A.A.K.F. no interviene en el presente Acuerdo por hallarse en uso de licencia (art. 109

del Reglamento para la Justicia Nacional).

Estudiados los autos se planteó la siguiente cuestión a resolver:

¿Es arreglada a derecho la sentencia apelada?

A la cuestión propuesta, la Señora Juez de Cámara Doctora M.E.U. dijo:

  1. Los hechos del caso 1.) La accionante “Diseños y Productos S.R.L.” promovió

    demanda contra E.O.R., persiguiendo el cobro de la suma de pesos setenta y cuatro mil trescientos ochenta y siete ($ 74.387.), con más los respectivos intereses y las costas del litigio.

    Relató que su parte es una sociedad dedicada a la construcción,

    remodelación, reparación y dirección de diversas obras civiles y de ingeniería y que, en el marco de dicha actividad, celebró con el demandado un contrato de “locación de obra” mediante el cual, este último le encomendó la construcción de un inmueble en el lote N° 45 del “Barrio Las Casuarinas Estancia Abril” situado en el partido de Berategui, provincia de Buenos Aires,

    habiéndose pactado que, una vez concluida la obra, se efectuaría la “entrega provisoria” de ésta y que durante un plazo de garantía de doce (12) meses la conservación de la obra continuaría en cabeza de su parte, terminado el cual se procedería a la “recepción definitiva” de la misma.

    Narró que, una vez concluida la obra, se procedió a la “entrega provisoria” de ésta con fecha 06.06.2006, habiéndose dejado constancia que la misma se encontraba ejecutada totalmente según lo convenido en el contrato, sin perjuicio de una serie de detalles a terminar que fueron saneados por su parte en el plazo de garantía previsto en el contrato.

    Expresó que, en el mismo acto de “recepción provisoria” de la obra, el demandado suscribió la “liquidación final”, de la cual surgía un saldo deudor a favor de su parte que ascendía al importe de pesos sesenta y cinco mil ochocientos ochenta y dos ($ 65.882.-), agregando que también se había constituido un “fondo de reparo o garantía” por el monto de pesos ocho mil quinientos cinco ($ 8.505.-) que debía ser reintegrado por el demandado al momento de la “recepción definitiva” de la obra.

    Adujo que toda vez que el accionado nunca canceló el reconocimiento de deuda por él suscripto, su parte, en fecha 04.06.2007

    procedió a intimarlo de pago de las sumas adeudadas mediante la remisión de cartas documento.

    Detalló el intercambio epistolar habido entre las partes, indicando que el Sr. R. se había negado a abonar la deuda, efectuando improcedentes manifestaciones en torno a supuestas obras pendientes de ejecución y/o realización, como así también a falta de ajustes de calefacción central y aire acondicionado, los cuales no habían sido reclamados durante el plazo de garantía fijado en el contrato, siendo por ende extemporáneos.

    Remarcó que durante todo el plazo de garantía –doce (12) meses desde la “recepción provisoria” de la obra– el accionado no efectuó

    intimación alguna a su parte en torno a supuestas deficiencias o desperfectos en la obra.

    1. ) Efectuado el pertinente traslado del escrito de inicio el demandado E.O.R. se presentó y contestó demanda a fs.

    Poder Judicial de la Nación 378/92, solicitando el rechazo de la acción deducida con expresa imposición de costas.

    Negó –en primer lugar– que la obra hubiese sido entregada a fin de su habitación en fecha 06.06.2006, que ésta se hallara ejecutada totalmente,

    que los trabajos faltantes fueran una serie de “detalles a realizar” y, como consecuencia de ello, también negó que el saldo deudor invocado por la actora fuese cierto.

    Trascribió una nota remitida por el ingeniero S.B. –en representación de “Diseños y Productos S.R.L.”– en fecha 05.03.2007, de la cual se desprendía la existencia de una serie de trabajos pendientes de conclusión, indicando que, pese a que la accionante se había comprometido a efectuar tales tareas, al día de la fecha no habían sido concluidas.

    Efectuó un detalle pormenorizado de las deficiencias detectadas USO OFICIAL

    en la obra mediante una inspección ocular realizada por el ingeniero C.G.H. en fecha 27.06.2007, quien estimó, asimismo, que los costos de reparación de tales defectos ascendían a una suma que oscilaba entre pesos cuarenta y un mil doscientos noventa con 57/100 ($ 41.290,57.-) y pesos cuarenta y tres mil seiscientos setenta y siete con 37/100 ($ 43.677.37.-).

    Relató que en fecha 24.06.2007 se detectó un vicio oculto –

    entre otros– que quedó evidenciado cuando se produjo el derrumbe de una pesada hoja corrediza de una abertura de doble vidriado, explotando la misma en infinidad de piezas de vidrio, agregando que dicho siniestro fue,

    posteriormente, verificado por la escribana A.E.F., en fecha 27.06.2007.

    Reseñó, por último, las deficiencias que a su juicio adolecía la obra, las cuales habían sido constatadas por la citada escribana en fecha 25.04.2007, sosteniendo, además, que tales deficiencias habían sido denunciadas a su contraria y reconocidas por esta última, motivo por el cual no correspondía exigir el pago del saldo reclamado toda vez que la obra no se hallaba concluida.

  2. La sentencia recurrida.

    El fallo de primera instancia –dictado a fs. 494/513– hizo lugar parcialmente a la demanda entablada por “Diseños y Productos S.R.L.”

    condenando al demandado R.E.O. a abonar a la primera la suma de pesos setenta y cuatro mil trescientos ochenta y siete ($ 74.387.-),

    con más sus respectivos intereses y las costas del proceso.

    Para así decidir, juzgó, en primer lugar, que al desdoblarse la recepción de la obra en “provisoria” y “definitiva” se había conferido un plazo de garantía al dueño a fin de detectar defectos o vicios de la misma, sean aparentes u ocultos, habiéndose constituido para garantizar el pago de tales defectos un “fondo de reparo”.

    Expresó que a partir de la constitución del “fondo de reparo” en cuestión, se facultaba a la demandada a deducir las eventuales erogaciones que se debiesen efectuar para subsanar los defectos que pudiesen ser detectados hasta que se concretase la “recepción definitiva”.

    Concluyó que la falta de pago del “saldo deudor” comprometido carecía de fundamento jurídico alguno, en tanto la cuantificación de dicha deuda había quedado acordada a partir de la “recepción provisoria” de la obra, importando dicha declaración un consentimiento del modo de su ejecución, habiendo quedado únicamente pendientes detalles de terminación,

    no constituyendo tal estado de situación un supuesto de excetio non adimpleti contractus.

    Asimismo, en lo que respecta al “fondo de reparo”, entendió que si bien podría oponerse la excepción de incumplimiento con carácter parcial a fin de que sean solucionadas las deficiencias, se advierte no sólo la falta de denuncia correspondiente dentro del plazo contractual convenido, sino también la ausencia de probanzas eficaces a fin de acreditar los vicios que se invocaron.

    En esa línea, señaló que no había sido acompañada denuncia o interpelación formal alguna –antes del vencimiento del plazo de garantía– que acredite la invocación de vicios o defectos, sino que recién ante la intimación de pago, el demandado expuso la existencia de obras pendientes de ejecución.

    Agregó que, si bien en la nota suscripta por el ingeniero B., este último había propuesto soluciones para temas puntuales relacionados con la obra que preocupaban al demandado, lo cierto es que no se había demostrado que el interesado hubiese instado fehacientemente a la accionante a la concreción de tales soluciones en los meses siguientes, lo cual Poder Judicial de la Nación implicaba una aceptación tácita de la conducta de su contraria, señalando,

    además, que la prueba testimonial acreditaba que luego de la “recepción provisoria” se habían efectuado reparaciones puntuales.

    Asimismo, consideró que no había sido acreditada la existencia de vicio oculto alguno que permita hacer pesar sobre el accionante la responsabilidad comprometida. Destacando que no podían ser consideradas válidamente, ni la inspección ocular efectuada con posterioridad al vencimiento del plazo de garantía, ni tampoco las actas notariales acompañadas, toda vez que dichos extremos no pudieron ser constatados por el perito oficial debido a la declaración de negligencia de dicha prueba, no siendo suficiente la ratificación de lo actuado mediante la declaración testimonial del ingeniero que efectuó la diligencia de fecha 24.06.2007.

    Por último, destacó la inexistencia de formal planteo de USO OFICIAL

    reconvención a efectos de discutir en el caso las supuestas deficiencias o trabajos incumplidos, a fin de oponerlos a la deuda reclamada.

  3. Los agravios.

    Contra dicho pronunciamiento se alzó únicamente el demandado quien dedujo la apelación obrante a fs. 517, la que fue fundada con la expresión de agravios glosada a fs. 531/40, presentación que fuera contestada por su contraria mediante el escrito de fs. 546/9.

    El recurrente controvirtió la procedencia misma de la acción,

    sosteniendo, en primer lugar, que no habían sido correctamente valoradas las pruebas colectadas a lo largo del litigio.

    En esa dirección, expresó que las probanzas habidas en autos acreditaban en forma suficiente la existencia de trabajos faltantes, destacando que el informe realizado por el ingeniero H. no podía ser...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR