Una discusión por el aumento de los alquileres desató una fuerte interna

 
EXTRACTO GRATUITO

El celular del presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA), Enrique Javier López, estallaba. Pero el directivo sólo se enteró de lo que estaba sucediendo cuando esa mañana escuchó en una radio a un periodista decir: "En las inmobiliarias son todos chorros". Un secretario de la cámara, Tomás Marolda, le había dicho al diario Clarín que los propietarios pedían este año hasta un 40% de aumento para renovar los contratos de alquiler.

La discusión por la inflación, la falta de datos precisos sobre el alza de precios y sus consecuencias en el golpeado mercado inmobiliario comenzaban un raid que dejaría varias víctimas en el camino.

"Ese día me llegaron WhatsApps de clientes enojados diciendo que estaban rezagados con los precios", contó López a LA NACION. "Los socios de la cámara y otras inmobiliarias me llamaban diciendo que se les caían los contratos", agregó el directivo.

Esa misma noche estalló la interna en la cámara más representativa del sector, la CIA. En la reunión que todos los jueves hace la comisión directiva de la cámara, López presentó su renuncia en desacuerdo con los dichos de Marolda en los medios. Según López, su renuncia se debió a que no quería seguir en su cargo en medio de la enorme polémica que se generó por esas declaraciones. Tomó la decisión a pesar de que contaba con el apoyo de varios de los ex presidentes. En su lugar asumió Alejandro Bennazar, vicepresidente de la institución.

Pero el conflicto se extendió como reguero de pólvora. Luego de la reunión, López envió un correo electrónico incendiario a toda la comisión de la cámara anunciando su despedida de la institución y acusando una campaña en su contra. Allí descalificó los dichos sobre el impacto que había tenido la inflación en el precio de los alquileres y enumeró el sinfín de inconvenientes que habían generado a varias inmobiliarias y socios de la cámara las palabras del secretario en los medios.

En sus dichos a la prensa, Marolda había señalado tres factores que dispararon el valor de los alquileres. "El gobierno saliente soltó el control de precios, al tiempo que el gobierno entrante advertía sobre una devaluación, lo que disparó un aumento. Al asumir, el gobierno devaluó y los precios se remarcaron por segunda vez", había dicho.

Lo cierto es que la cámara...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA