Con el recuerdo del icónico discurso de Kennedy, Obama quiere reconquistar Berlín

 
EXTRACTO GRATUITO

BERLÍN.- El 26 de junio de 1963, en un día de sol y viento, el entonces presidente de Estados Unidos John Fitzgerald Kennedy habló en Berlín Occidental 22 meses después de que los soviéticos levantaran el muro. Pronunció un discurso histórico, prometió la ayuda de Estados Unidos a la capital alemana "cada vez que sea necesario" y dijo, frente al entonces canciller Konrad Adenauer, una frase que se convirtió en leyenda: " Ich bin ein Berliner " (Soy un berlinés).Cincuenta años más tarde, Alemania es un país más fuerte, y las relaciones transatlánticas se modificaron hasta dejar de ser una prioridad para Estados Unidos. El viaje oficial a la capital alemana del presidente Barack Obama que empezó anoche tiene lugar ahora en un momento delicado de su gobierno y sirve para relanzar las relaciones entre Estados Unidos y Europa sobre una nueva base con tres objetivos principales: el acuerdo de libre comercio, las políticas de defensa y seguridad y las cuestiones energéticas.Así lo describió Joseph Barml, director editorial de la Asociación Alemana de Política Exterior (DAGP), un think tank que asesora también al gobierno de Angela Merkel, en el curso de un desayuno con periodistas. "Obama fue reelegido para domar la mayor crisis económica que afecta el país desde 1930", dice. "El escaso consumo interno en Estados Unidos tiene que ser compensado por mayores exportaciones. El presidente quiere duplicar las exportaciones en los próximos cinco años. Para ello necesita varios acuerdos de libre comercio", explicó.Además, Alemania es un aliado fundamental de Estados Unidos para contener las ambiciones nucleares de Irán en Medio Oriente, según este experto. En tercer lugar, Alemania y el resto de Europa siguen siendo fundamentales para Estados Unidos para garantizar su seguridad energética. "A pesar de la anunciada independencia energética de Estados Unidos que debería llegar gracias a...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA