Discurso del Decano de la Universidad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires