Disciplina mental: cómo ordenar nuestros pensamientos para vencer la ansiedad

Algo que hemos escuchado en reiteradas ocasiones durante esta pandemia es el términoA las personas que ya están muertas, o por las cuales ya no es posible hacer nada, se les asigna el color negro. Si la atención debe ser inmediata, corresponde asignarles el color rojo. Con el amarillo se identifica a aquellos que, por su gravedad y riesgo vital, necesitan atención durante la siguiente hora. Y, por último, si la vida del accidentado no reviste compromiso y la atención puede esperar, se le asigna el color verde. Dicho método permite priorizar el orden de atención de los pacientes.Todos los días, en especial en los tiempos que corren, deberíamos llevar a cabo unHace un tiempo leí un artículo acerca de unos jóvenes que, para divertirse, entraron a un negocio y cambiaron los precios de lugar. El precio de un mueble se lo pusieron a un objeto pequeño, y lo mismo hicieron con distintos artículos que estaban en venta. Cuando el negocio abrió y el dueño y los empleados se dieron cuenta de lo sucedido, volvieron a ubicar todos los precios correctamente. Recordé esa anécdota, al escribir estas líneas, y me quedé pensando si no nos cambian a diario los precios de lugar: aquello que nos dicen que de verdad es importante no posee mucho valor; y aquello que nos contaron que vale poco o nada es algo valiosísimo.Necesitamos clasificar y verificar detrás de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba