'Dilma tendrá una política muy activa en América latina'

 
EXTRACTO GRATUITO

RIO DE JANEIRO (De nuestro corresponsal).- No sólo en cuestiones internas se espera que Dilma Rousseff se mantenga en el camino que abrió el presidente Luiz Inacio Lula da Silva. En términos de política exterior, la mandataria electa también buscará la continuidad, poniendo énfasis en América latina, pero sin dejar de lado la vocación universal de este Brasil que aspira a consolidarse como potencia global. "Tendrá una política exterior muy activa en el ámbito de América latina, pero no dejará de hacer oír su voz en otros temas y conflictos mundiales", afirmó a LA NACION Marco Aurelio García, asesor especial de Lula para asuntos internacionales y principal formulador en esa área del programa de gobierno de Rousseff.Uno de los ejes de la política exterior de Dilma está relacionado con la inestabilidad económica mundial. En dos semanas, la presidenta electa acompañará a Lula a Seúl para la cumbre del G-20, ámbito en el que Brasil quiere influir cada vez más para la reestructuración del sistema económico internacional. "Estamos frente a un gran desorden, necesitamos reformular las instituciones financieras internacionales. El arreglo de la «guerra de monedas», como la llamó nuestro ministro de Economía, es clave para relanzar las negociaciones comerciales internacionales y reactivar la economía mundial", destacó García en una conversación telefónica desde Brasilia.-¿Cómo será la política exterior de Dilma Rousseff?-En los últimos años Brasil adquirió un peso que es absolutamente compatible con las ideas de Dilma y con su personalidad. Tendrá una política exterior muy activa en el ámbito de América latina, pero no dejará de hacer oír su voz en otros temas y conflictos mundiales-¿Brasil seguirá buscando un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas?-Sí, ésa es una posición que nosotros heredamos. Pero más que luchar por un asiento, nosotros planteamos un cambio total del Consejo de Seguridad, la necesidad de acomodarlo a la nueva realidad internacional. No puede ser que esté todavía prisionero de una correlación de fuerzas de 1945.-En los últimos años, Brasil tuvo varios roces diplomáticos con Estados Unidos. ¿Cómo será su relación con Washington?-No los caracterizaría como roces. Lo que hubo fueron posiciones distintas sobre un problema específico: el programa nuclear de Irán. Tuvimos muchas más dificultades con Washington cuando comenzó el gobierno de Lula, que participó activamente en...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA