Dictan prisión perpetua para Astiz, Acosta y otros represores de la ESMA

 
EXTRACTO GRATUITO

En la causa por violaciones de los derechos humanos más importante después del recordado Juicio a las Juntas, hace 32 años, 29 represores fueron condenados ayer a prisión perpetua por delitos de lesa humanidad perpetrados en la ex ESMA, durante la última dictadura militar. Entre otros, fueron juzgados Alfredo Astiz y Jorge "el Tigre" Acosta. Se los condenó, incluso, por arrojar prisioneros con vida al mar, en los llamados "vuelos de la muerte".

El Tribunal Oral Federal Nº 5, integrado por los jueces Daniel Obligado, Adriana Palliotti y Leopoldo Bruglia, puso fin ayer a uno de los juicios más prolongados, que duró cinco años, durante los cuales se juzgó a 54 acusados por delitos cometidos contra 789 víctimas que pasaron por la ex ESMA. Nunca hubo un proceso por derechos humanos tan grande en la Argentina.

Hubo penas de entre ocho y 25 años y otros seis acusados fueron absueltos por el tribunal, que además liberó a diez acusados, al dar por cumplida la pena que venían purgando o porque fueron declarados inocentes.

Entre los absueltos se encuentra Juan Alemann, ex secretario de Hacienda de la dictadura militar y uno de los dos civiles juzgados, acusado de haber presenciado y encubierto crímenes.

La sala de audiencias del subsuelo de los tribunales de Comodoro Py 2002 hervía con grupos enfrentados de familiares de las víctimas de la represión y familiares de los acusados presos. La presión en la sala era tanta que desde la bandeja superior los familiares de los militares acusados cantaban el himno nacional a voz en cuello y desde la planta baja, detrás de un vidrio antibalas, les respondían los sobrevivientes e hijos de los desaparecidos.

El juez Obligado tuvo que forzar la voz, como no había ocurrido nunca en esta sala, y amenazar con desalojar las bandejas superiores para que se calmaran.

Entre los condenados a prisión perpetua están Jorge "el Tigre" Acosta y Alfredo Astiz, dos de los represores más conocidos entre los que actuaron en la ex ESMA, junto a Ricardo Cavallo, Alfredo Donda Tiguel, Juan Carlos Rolón y Antonio Pernías, entre otros, además del capitán retirado Carlos Guillermo Suárez Mason, hijo del fallecido general homónimo.

Los jueces Obligado y Palliotti, después de leer cada apellido, enumeraron los delitos por los que fueron condenados. Centenares de secuestros triplemente agravados, centenares de torturas, decenas de homicidios en la mesa de torturas y veintenas de homicidios calificados en cada caso de los condenados.

Se...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA