Dictamen N° 147/2008 - Dictámenes 266:90

Fecha de la disposición:12 de Noviembre de 2008
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

II.-- Corrida vista al Ministerio Fiscal, su representante dictamina en sentido favorable a la aprobación del nuevo texto del artículo 74, sin perjuicio de lo cual expresa que no procede la prórroga de los mandatos dispuesta en el art. 2 de la resolución de la Convención, por entenderla contraria al art. 3 de la ley 23298 y a los fallos de la CNE --entre otros-- el 3755/2006.

Del mencionado dictamen se da traslado al partido quien lo contesta a fs. 4251, quedando los autos en estado de resolver.

III.-- Que en primer lugar, cabe analizar la reforma al art. 74, entendiendo desde ya que corresponde hacer lugar a la modificación introducida. Es que, el nuevo art. 74 del texto legal partidario, no contradice norma legal alguna, ni los principios rectores en la materia, ello en tanto con la modificación introducida, solo se decide que los comicios internos se realicen en forma conjunta, tanto para la elección de cargos partidarios como electivos. Cabe señalar también que la reforma fue dispuesta por la Convención del partido mencionado, órgano que según el texto legal partidario, posee entre sus facultades la de reformar la carta orgánica.

IV.-- En cuanto a la decisión de prorrogar los mandatos, que aprueba la Convención en su art.

2 conforme constancias de fs. 4243 vta. /4244, comparto lo dictaminado por la señora Fiscal Federal con competencia electoral.

En nuestro país, la ley 23.298 impone a los partidos políticos --como condición esencial para su existencia (cf. artículo 3º, inc.

7º) Que, llegado a este punto, se presenta la tensión entre la verificación de la denominada vida interna democrática por parte de los órganos de control y la 'autonomía partidaria'.- A este respecto, se ha señalado con acierto que 'el reto para todo ordenamiento (constitucional o legal) que pretenda regular la democracia interna de los partidos políticos y, de manera especial, de cualquier órgano jurisdiccional al que le competa garantizarla, es lograr un equilibrio entre dos principios aparentemente contrapuestos, como es el derecho de participación democrática de los afiliados y el derecho de auto-organización de los partidos' (cf. Orozco Henríquez, J. Jesús, 'La democracia interna de los partidos políticos en Iberoamérica y su garantía jurisdiccional', en VIII Congreso,

Iberoamericano de Derecho Constitucional, Trib.

] medidas para regular la libertad de los militantes en el seno del partido, sometiéndolo a unos requisitos de organización y funcionamiento de los que están exent[a]s las demás asociaciones' (cf. García Pelayo, Manuel, 'El Estado de partidos', Ed. Alianza, Madrid, 1986, página 61).- En nuestro régimen legal, ello se pretende mediante las previsiones de la mencionada ley 23.298 que, sin omitir la exigencia de democracia interna (cf.

] de la Ley Orgánica de los Partidos Políticos' (cf. ap. II, inc. 'a') y sobre 'la fundación, constitución, organización, funcionamiento, caducidad y extinción de los partidos políticos de su distrito; y en su caso, de los partidos nacionales, confederaciones, alianzas o fusiones' (cf. inc. 'b'). Disposiciones análogas contiene la ley 23.298 (cf. artículo 6) y el Código Electoral Nacional (cf. artículo 44).- 9º) Que, contrariamente a lo sostenido por el recurrente (cfr. fs. 6), las citadas disposiciones dan sustento normativo a la decisión cuestionada. En efecto, en virtud de lo expuesto, la justicia electoral debe asegurar que, en la celebración de elecciones internas partidarias, las agrupaciones políticas observen los principios democráticos aludidos pues --vale aclarar-- tales comicios --cuyos perfiles concretos y específicos pueden variar según la organización de cada agrupación-- no constituyen, como erróneamente sostiene el apelante (cfr. fs. 5 vta. y 6 vta.), una mera formalidad que pueda satisfacerse con el cumplimiento de simples ritualidades ante la autoridad de aplicación de la ley, sino que por el contrario, exigen la concreción de un proceso real en el ámbito partidario que garantice la libre expresión de las distintas corrientes de opinión o líneas internas --formales o informales--, permitiéndoles exponer sus propuestas y competir por la conducción --en el marco de la periodicidad de los mandatos-- o la conformación de una minoría.- 10º) Que, a este respecto, la ley 23.298 se enrola en aquéllos sistemas que no sólo prevén un control indirecto de la democracia partidaria al que ya se ha hecho referencia --v. gr., control de legalidad de las cartas orgánicas, la verificación de celebración de elecciones periódicas, entre otras--, sino que además contempla la posibilidad de una intervención jurisdiccional directa mediante la impugnación que se haga de algún acto partidario concreto que se considere lesivo de los derechos de los afiliados (cf.

artículo 57

).- 11º) Que lo expresado hasta aquí permite concluir que la prórroga de los mandatos dispuesta por la Asamblea provincial, a la que se atribuye el carácter de 'representante de la soberanía partidaria' (cf. fs. 6) y que --según el apelante-- estaría 'habilitada para tomar con total libertad y soberanía este tipo de decisiones que hacen a la vida interna y realidad política del partido' (cf. fs. 6 vta.), no sólo alteró la periodicidad en el ejercicio de los mandatos representativos --aspecto esencial del sistema republicano (cf. Carlos Estévez Gazmuri, 'Elementos de Derecho Constitucional', Ed. Jurídica de Chile,

Santiago, 1949, página 267)-- receptada por la Carta Orgánica para la renovación de cargos (cf.

artículo 36

), sino también y fundamentalmente, los derechos de sufragio --activo y pasivo-- y a la participación política en el ámbito partidario.

] se funda en la naturaleza del sistema representativo republicano, que da a todos los ciudadanos el derecho de tomar parte en el gobierno. Si no fuesen renovables los cargos, [ello] equivaldría a un sistema hereditario, en el cual el pueblo sólo podría influir en su gobierno de manera muy lenta e ineficaz' (cf. González, Joaquín V., 'Manual de la Constitución Argentina (1853-1860)', Ed. La Ley,

Bs. As...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA