Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ii, 21 de Mayo de 2019, expediente CNT 035806/2013/CA001

Fecha de Resolución21 de Mayo de 2019
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ii

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA II

SENTENCIA DEFINITIVA NRO.: 113943

EXPEDIENTE NRO.: 35806/2013

AUTOS: D.G.V. (9) c/ ACTIONLINE DE ARGENTINA

S.A s/DESPIDO

VISTO

Y CONSIDERANDO:

En la ciudad de Buenos Aires, el 21 de mayo de 2019, reunidos los integrantes de la S. II

a fin de considerar los recursos deducidos en autos y para dictar sentencia definitiva en estas actuaciones, practicado el sorteo pertinente, proceden a expedirse en el orden de votación y de acuerdo con los fundamentos que se exponen a continuación.

M.Á.P. dijo:

La sentencia de primera instancia hizo lugar a las pretensiones salariales, indemnizatorias y sancionatorias deducidas en el escrito inicial,

con imposición de costas a cargo de la parte demandada (fs. 27/29vta.).

A fin de que sea revisada esa decisión por este Tribunal de Alzada, interpuso recurso de apelación la parte demandada en los términos y con los alcances que explicita en su escrito de expresión de agravios (fs. 210/216 y vta.). La representación y patrocinio letrado de la parte actora y de la demandada, recurren los honorarios regulados en su favor por considerarlos reducidos, mientras que la accionada apela los correspondientes al dirección letrada de la accionante y al perito contador por estimarlos elevados (fs. 207 y vta., y fs. 215vta/216).

Al fundamentar el recurso, la demandada se queja por la extensión de la jornada laboral que consideró acreditada el magistrado de grado y porque,

en virtud de ello y de lo normado por el art. 92 ter de la LCT, concluyó que la actora debía percibir una remuneración por jornada completa de labor. Critica que se haya considerado ajustada a derecho la decisión de D. de colocarse en situación de despido indirecto,

objeta el progreso del incremento indemnizatorio del art. 2 de la ley 25.323 y la condena al pago de la liquidación final y las vacaciones correspondientes al año 2012. Se agravia por la condena a entregar el certificado de trabajo y por la forma en que se impusieron las costas del proceso.

Sólo con el fin de adecuar el tratamiento de las cuestiones planteadas a un método expositivo que posibilite un lógico desarrollo argumental, estimo conveniente analizar los agravios de la parte demandada en el orden y del modo que se expondrán.

Se encuentra fuera de controversia en esta Alzada que el Fecha de firma: 21/05/2019 vínculo laboral anudado entre las partes finalizó por decisión de la trabajadora Alta en sistema: 23/05/2019

Firmado por: M.A.P., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: M.E.P., SECRETARIA INTERINA

Firmado por: G.C., JUEZ DE CAMARA

instrumentada a través del telegrama TCL Nro. 81973869 de fecha 15/01/2013, ante el rechazo de la demandada a los términos de la interpelación que le cursara por medio del TCL Nro. 82951321 del 5/01/2013 en la cual requirió la regularización de su inscripción en “los libros laborales previstos en el art. 52 de la Ley 20.744” conforme los datos allí

precisados, esto es: fecha de ingreso del 15/12/2009, jornada laboral de lunes a viernes de 9 a 15 horas y los días sábados de 10 a 16 hs, categoría de “Vendedor B”. Asimismo,

denunció que percibía un salario inferior al establecido en el convenio colectivo aplicable 130/75 (ver fs. 30, 31 y 33).

Al contestar la acción la demandada reconoció la fecha de ingreso y categoría laboral invocada por la accionante pero desconoció la jornada laboral referida por su contraria. Denunció que D. cumplió una jornada reducida de trabajo en los términos del art. 198 de la LCT, que se extendía de lunes a sábados de 9 a 15 horas, es decir, 36 horas semanales. En consecuencia, negó que le correspondan las diferencias salariales reclamadas con sustento en el salario convencional para una jornada completa de labor.

En atención a la forma en que quedara trabada la litis,

correspondía a la actora (conf. art. 377 del CPCCN), acreditar las existencia de los hechos injuriosos que invocó en sustento de su decisión resolutoria; y, a mi juicio, estimo que no lo ha logrado.

Me explico. Se encuentra fuera de controversia que la actora trabajó bajo dependencia de la demandada desde el 15/12/2009 en la categoría de “vendedora B” del CCT 130/75, tal como surge de los recibos de haberes que aportó la accionante a fs. 25/29 y del informe pericial contable de fs. 177/182.

Asimismo, el Sr. Juez “a quo” tuvo por acreditado que D. cumplía una jornada laboral que se extendía de lunes a sábados de 9 a 15 horas (ver fs.

202, según párrafo) y, al respecto, pese al cuestionamiento que sobre el punto deduce la demandada en el identificado como “primer agravio” cuestiona el trabajo de la demandante en días sábados, cabe señalar que la jornada admitida en la anterior instancia fue reconocida en el responde (ver fs. 81 ap. VI, segundo párrafo) por lo que nada queda por dilucidar en tal sentido.

En el marco descripto, si bien la actora no invocó en el escrito de inicio una situación como la contemplada en el art. 92 ter de la LCT, norma que aplicó el magistrado de grado y en base a la cual determinó que, de acuerdo a la jornada laboral acreditada, la reclamante debía percibir una remuneración por como jornada completa, se impone analizar la crítica de la ex empleadora quien sostiene que,

contrariamente a lo resuelto en grado, se trató de una jornada reducida convenida en el marco de la relación individual con arreglo a lo establecido en el art. 198 LCT.

A mi juicio, el caso sub exámine no se trató de un contrato celebrado bajo la modalidad a tiempo parcial prevista en el art. 92 ter de la LCT, como Fecha de firma: 21/05/2019

concluyó el magistrado “a quo”, sino Alta en sistema: 23/05/2019

Firmado por: M.A.P., JUEZ DE CAMARA

de uno pactado con jornada reducida, ya que la Firmado por: M.E.P., SECRETARIA INTERINA

Firmado por: G.C., JUEZ DE CAMARA

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA II

actora, conforme quedó demostrado, se obligó a cumplir un horario superior a los 2/3 de la jornada habitual de la actividad (48 hs. semanales). A mi juicio, el caso sub exámine no se trató de un contrato celebrado bajo la modalidad a tiempo parcial prevista en el art. 92 ter de la LCT, sino de uno pactado con jornada reducida, ya que la actora se...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba