El diagnóstico de VIH en la pareja

 
EXTRACTO GRATUITO

¿Cuál sería su reacción al enterarse de que su pareja le ha transmitido el virus del sida y de que su pareja contrajo la infección al haberle sido infiel? ¿Le reclamaría por qué no se cuidó? ¿Buscaría ayuda médica? ¿Trataría de comenzar lo antes posible el tratamiento?Ninguna de éstas suelen ser las reacciones de las argentinas, según revela un estudio realizado sobre mujeres que habían sido infectadas por sus propios esposos. La investigación llevada adelante por la psicóloga y sexóloga Andrea Gómez, sobre pacientes del hospital Alvarez y de la Red de Mujeres Viviendo con VIH/Sida en Argentina, muestra que tras recibir la noticia las mujeres entran en un período de depresión, "congelan" su vida sexual y demoran la consulta médica para realizarse el test de VIH y solicitar tratamiento.Y siguen acompañando a sus esposos... "Los cuidaron, atendieron y pospusieron su propio chequeo médico. Cuando supieron que ellas habían adquirido el VIH, primero sintieron un gran desconcierto, luego miedo, angustia y vergüenza. Recién al fallecer sus parejas pudieron sentir enojo y furia por lo ocurrido, especialmente al tener que reconocer la posibilidad de la infidelidad", comentó Gómez, que realizó el estudio gracias a una beca Fogarty, del AIDS International Training and Research Program, de la Escuela de Medicina Mount Sinai, de Estados Unidos.En la Argentina, la epidemia de VIH/sida tiende a ser cada vez más "femenina". Entre los 15 y los 24 años de edad, por ejemplo, hoy los nuevos diagnósticos de VIH/sida son 1,2 veces más frecuentes entre las mujeres que entre los varones.Sin protecciónLas entrevistas en profundidad que conforman el estudio develan los obstáculos que impiden que las mujeres heterosexuales en pareja puedan prevenir la infección por VIH. "Sugerir el uso del preservativo dentro del matrimonio es interpretado como señal de infidelidad y engaño -se lee en el estudio-. Si la mujer lo pide, ella es acusada de infiel o de que «en algo anda». El varón es reacio a utilizarlo: si no lo utilizó fuera de su casa, menos aún deseará hacerlo con su esposa."La mayoría de las mujeres entrevistadas habían tenido pocas parejas sexuales en su vida; muchas sólo una, su marido. "Eran mujeres que venían de ejercer su sexualidad ligada a la maternidad y a la satisfacción...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA