Deuda externa e intereses usurarios

INSTITUTO HISPANO-LUSO-AMERICANO DE DERECHO INTERNACIONAL

XVCONGRESO

23- 29 ABRIL 1989

SANTO DOMINGO (REPÚBLICA DOMINICANA)

ILICITUD DELALZA UNILATERAL DE LOSINTERESES DE LADEUDA EXTERNA

"Deuda externa" es Luciana, 11 años.

Ponente: Miguel Ángel Espeche Gil (Argentina)

Miembro del I.H.L.A.D.I.

SECRETARÍA GENERAL

Madrid, 1989

ILICITUD DEL ALZA UNILATERAL DE LOS INTERESES DE LA DEUDA EXTERNA

Dr. Miguel Ángel Espeche Gil (Argentina)

Miembro del ILHADI

I Introducción

- La deuda externa

Es uno de los problemas contemporáneos que más aflige a los llamados países en desarrollo. Originariamente económico, ha sido abordado desde distintos planos de la realidad y los países acreedores –de consuno con la declarada aspiración de los países deudores 1— finalmente han admitido su planteamiento político global.Ahora reconocen que dicho problema también requiere soluciones políticas.

El “Plan BAKER” y el “Plan BRADY” de la nueva administración estadounidense, así como numerosas declaraciones (por ejemplo, el Presidente de Francia, François MITTERAND, ha afirmado que el tema constituye “la amenaza más urgente que pesa sobre la humanidad” 2 y actitudes de gobiernos europeos occidentales, no desdeñan aludir a los aspectos políticos de la cuestión: las relaciones Norte-Sur, las trabas al progreso del comercio internacional, la degradación del niveldevida de los países afectados,el desempleo, la salubridad –mortalidad infantil—y el plexo de situaciones derivadas de la falta de inversióny del freno al crecimiento económico que,en definitiva, conspiran contra la supervivencia del sistema democrático.

Desde la óptica de los países desarrollados al tema se lo relaciona principalmente con la necesidad de que los países deudores ordenen sus economías, modernizando sus estructuras estatales, racionalizando el gasto público y evitando el despilfarro de recursos; la Santa Sede lo ha profundizado en el marco de los principios éticos que deben guiar a la comunidad internacional.

II
  1. El alza unilateral de las tasas de los intereses y sus consecuencias.

  2. La desvalorización de los títulos de la deuda externa.

a) El alza unilateral de las tasas de los intereses y sus consecuencias

Entre los múltiples trabajos publicados al respecto sobresale, por lo descriptivo y por la autoridad intelectual de su autor, un artículo reciente 3 del Dr. Henry KISSINGER. En él, el ex secretario de Estado expresa:

… “El problema, evidentemente, es de solvencia: algunos países deben más de lo pueden llegar a devolver. Los programas de ajustes temporarios de 1982 se han convertido en la austeridad aparentemente permanente de 1988. Desde fines de 1982 América Latina ha pagado alrededor de 235.000 millones de dólares en intereses, pero su endeudamiento se ha incrementado en 50.000 millones de dólares.América Latina, una región subdesarrollada, se ha convertido en un exportador neto de capital, lo cual constituye una situación insostenible e injusta”.

“Esta ‘impasse’ se agudiza porque los puntos de vista de los Estados Unidos y de América Latina sobre el problema de la deuda son diametralmente opuestos: la discusiónentre ellos suele ser un diálogo de sordos. Por eso es tan esencialun nuevo enfoque.”

“El punto de vista predominante en el gobierno estadounidense y los principales bancos sigue negando que exista una emergencia.Se citan los esquemas de reducción de deuda de México, del Brasil y de Chile, la refinanciación sobre varios años para el Brasil, Venezuela y México y el préstamo multimillonario al Brasil como pruebas de que el proceso funciona.Se alega que las experiencias de cuasi bancarrota del Brasil y del Perú han enseñado a los países latinoamericanos la futilidad de no cumplir con los pagos de intereses.Se obtiene consuelo de los superávit comerciales de México, la Argentina y el Brasil y del papel cada vez más importante que desempeña el Banco Mundial.El estancamiento, al parecer permanente, y la inflación desbocada de América Latina se atribuyen a la falta de determinación para aplicar las reformas.”

“Los países latinoamericanos y casi todos sus dirigentes están exasperados por este enfoque técnico.Para ellos el nivel de vida en marcada declinación no significa un progreso potencial sino una catástrofe política segura.El colapso de los salarios reales en casi toda América Latina –según el nuevo presidente mexicano Carlos Salinas de Gortari, en su país cayeron un 50%--significa un desastre interno.Ningún gobierno democrático puede soportar la prolongada austeridad y los recortes de los servicios sociales exigidos por las instituciones internacionales.En todos los países latinoamericanos, la élite política se ha convencido de que el sistema actual de manejo de la deuda externa se ha vuelto políticamente insostenible.”

“Ambas partes tienen razón. Desde unpunto de vista estrictamente económico, la perspectiva estadounidense es válida.Desde un punto de vista político, la argumentación latinoamericana es convincente.”

“Afortunadamente ambas partes aprendieron mucho en estos seis años de manejar la crisis de la deuda.Los bancos estadounidenses han entendido a grandes rasgos que el problema tiene un componente político. La mayoría de ellos ha llegado al límite de lo que las instituciones con fines de lucro pueden absorber reduciendo sus márgenes de ganancias y creando reservas por incobrables.En general se han mostrado creativos en el diseño de esquemas financieros para aliviar la carga de la deuda.Lo que no harán voluntariamente será perdonar la deuda o aceptar un descuento al valor del mercado sobre la masa de los créditos pendientes.Temen que así se establezca un grave precedente que pueda perjudicar su capacidad de préstamo y en consecuencia causar una crisis financiera global.Prefieren verse obligados por el gobierno de los Estados Unidos a aceptar pérdidas, con la teoría de que entonces el gobierno estaría en la obligación de aliviar sus cargas, aunque sólo fuera mediante exenciones impositivas”…

…“El elemento clave de esta solución será una redistribución de la carga de la deuda –tanto capital como intereses—entre los deudores, los bancos y los gobiernos.Los bancos no puede soportar solos toda la carga.Es inevitable una participación del gobierno estadounidense. Pero a éste no le interesa comprometerse en promover una cesación de pagos por etapas y su contribución sólo puede justificarse sobre la base de que promueva el crecimiento y la democracia latinoamericanos y de una relación más cooperativa dentro del hemisferio occidental”…

Una descripción actualizada de la cuestión de los intereses se encuentra en el trabajo de Alan STOGA 4 basado en el informe de la CEPAL 5 que diseña, junto con el proceso histórico de la formación de la deuda, la incidencia de los intereses en su creciente configuración.

El meollo del problema es, pues, el alza de los intereses de la deuda decidida de modo unilateral por los acreedores.Ello ha dado como resultado que, lejos de disminuir, el monto de lo adeudado aumente constantemente, no obstante los pagos efectuados, impidiendo el desarrollo y comprometiendo el bienestar de los países deudores.

b) La desvalorización de los títulos de la deuda externa

En forma paralela al enfoque realizado surge otro elemento a manejar: la notable desvalorización de los títulos de la deuda externa en el llamado mercado negro, en el que los papeles negociables valen por lo que de ellos se espera y no por su valor facial.

De acuerdo con cálculos elaborados por “Salomón Brothers”, en papeles de conversión de junio de 1988 hasta el mes de febrero próximo pasado dicha desvalorización habríasido la siguiente:

[NO INCLUYE DATOS]

El surgimiento de ese mercado echa por tierra el fundamento lógico de los acuerdos con vistas al pago integral de los intereses.

Mientras un país deudor accede a abonar diez centavos de intereses por dólar en la ventanilla del banco acreedor, en la del banco vecino los papeles de un dólar se están vendiendo a mitad de precio.

Según el periódico “American Banker”, el año pasado el Chase Manhattan vendió 1.000 millones de dólares de sus papeles del Tercer Mundo a una cotización de 65 centavos por dólar. Por su lado, el City Bank vendió 1.600 millones a 75 centavos por dólar.

A comienzos de febrero de este año el Subsecretario del Tesoro de los Estados Unidos, David MULFORD, citó la actividad de dicho mercado como prueba de la necesidad de arribar a una reducción formal de la deuda del Tercer Mundo.

El 8 de marzo de 1989, en el cursode una entrevista el Gobernador del Estado de San Pablo, Brasil, Dr. Orestes QUERCIA, al responder sobre el tema “deuda externa”, señaló 6

…“en el mercado internacional, un título de deuda brasileña que valía 100 dólares, por ejemplo, puede ser adquirido por 35 y, a veces, hasta por menos.Eso quiere decir que el propio mercado financiero sabe que la deuda brasileña, que es superior a 120 mil millones de dólares, no vale esa cantidad. El mercado busca adecuarse a la realidad, aceptando hacer negocio.Es verdad que no todas las parcelas de la deuda pueden negociarse de esa forma, pero el simple hecho de que haya negociaciones sobre esas bases indica que hay algo equivocado con la deuda. El error consiste en negociar el pago de los intereses fingiendo que debemos 120 mil millones de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR