Ya se destinaron 10.600 millones de pesos a la compra de dólares

en agosto al amparo del renovado temor a un nuevo salto devaluatorio del peso, que se activó tras la recaída del país en una cesación de pagos de la deuda. Ésta, aunque selectiva y forzada, dejó bloqueados los canales de financiamento de la economía local en el exterior en el contexto de un ingreso de divisas menguante e insuficiente.Las compras autorizadas a ahorristas e inversores por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) bordearon los US$ 260 millones, el mayor monto mensual desde que se rehabilitó este tipo de operaciones a fines de enero. Así, agosto fue el segundo mes consecutivo en que se registraron ventas récord, ya que durante julio se habían expedido US$ 205,7 millones, cifra sin precedente hasta entonces.El último día hábil del mes, el organismo reportó 29.533 operaciones efectivizadas: un total de $ 152.471.956 se destinaron a la compra de US$ 18,1 millones, lo que indica ventas promedio de US$ 614 y pactadas a $ 8,405 por dólar.Sin embargo, a ese valor hay que sumarle, en nueve de cada diez casos, el recargo del 20% que se cobra como anticipo del impuesto a las ganancias a quienes desean dejar las sucursales con los billetes en su bolsillo, en lugar del 10% que accede a dejarlos depositados. Así agosto cerró con compras por US$ 259,7 millones, 52 millones (o 26%) superiores al récord del mes previo.Huir del peso como se puedaA la sostenida demanda de divisas por los canales legales, hay que sumarle los montos récords negociados con acciones y bonos en el mercado local de capitales este mes para arbitrar monedas mediante la compraventa de papeles.Esa demanda para huir del peso explica los máximos que por ocho ruedas...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba