Desnutrición, nuevos casos en El Impenetrable

"No hay ayuda, no hay más vida. La gente muere", decía Juan Sosa a LA NACION en agosto de 2007, durante una recorrida por El Impenetrable chaqueño después de que murieran 11 personas en un mes. Tiempo después, Juan falleció, y quedó su hijo Felipe, que hoy tiene 46 años y carga con las heridas del mismo desamparo que signó el destino de su padre. El sitio de noticias locales Solo Chaco realizó por estos días una recorrida por la zona cercana a Villa Río Bermejito, donde vive Felipe y lo encontró en la misma situación que su padre.

"Hoy Juan ya no está, como era previsible y su cuerpo descansa junto al de su esposa Nélida en el fondo de la precaria vivienda. Ahora su esquelética figura parece haber reencarnado en la de su hijo Felipe que sigue el triste destino qom", denuncia la nota publicada en el sitio que se ocupó de la desnutrición en Chaco.

Confirman esta dramática situación los relatos de Soledad Ocampo, una auxiliar de enfermería que realizó trabajos en el terreno y que, según cuenta, fue apartada de sus funciones en el Hospital Néstor Kirchner de Villa Río Bermejito por reclamar insumos y solicitar ambulancias y medicamentos para asistir a los enfermos. "La situación de Felipe es terrible. Tiene que sostenerse con un palo...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba