Desenvolvimiento histórico del cooperativismo universal

Autor:Roberto Fermín Bertossi
Páginas:25-42
 
EXTRACTO GRATUITO
CAPÍTULO II
DESENVOLVIMIENTO HISTÓRICO DEL
COOPERATIVISMO UNIVERSAL
1. Evolución
Podríamos distinguir cuatro períodos en la evolución histórica
del movimiento cooperativo universal: 1) de iniciación o floreci-
miento; 2) de desarrollo; 3) de madurez; 4) el actual.
Todos ellos se han sucedido en una acción paralela, convergen-
te o en oposición plena, según los casos y momentos, con otros mo-
vimientos gemelos en su origen o nacimiento, pero bien diferentes
en su naturaleza y objetivos, como son los del sindicalismo, ciertas
ideologías, partidos políticos y el movimiento social cristiano, par-
ticularmente a partir de la Doctrina Social de la Iglesia.
1. Período de iniciación
Entre 1835 y 1895 puede entenderse encuadrado el período de
iniciación o florecimiento de las cooperativas5.
Estudiar el principio y el fin de la cooperativa constituida en
Lyon, en 1835, cuyas peripecias ha recogido Jean Gaumont con
amor y minucia en su Historia general de la cooperación en Fran-
cia, y estudiar la vida de la cooperativa constituida en Rochdale, en
1844, prolongada hasta hoy en múltiples y “aggiornadas” ramifica-
ciones, será siempre de interés para toda persona de buena voluntad
que quiera extraer del pasado el fruto de la experiencia a fin de pre-
ver errores, poder sortear riesgos y evitar abusos de toda laya.
La más alta gloria comprende, en el plano cooperativo, a los
veintiocho tejedores de Rochdale, porque al centrar su cooperativa
en ellos mismos como consumidores y poner en práctica cierto tipo
5MARBAN SANTOS, Salvador, Cooperatismo y cooperativismo, México,
Manuales Uteha, nº 334, 1968, págs. 7 y 11.
de medidas administrativas de buen sentido, no solamente asentaron
las bases de una doctrina cuya solidez el tiempo confirma a diario,
sino que iniciaron una manera típica de hacer cosas: un estilo.
Los cooperadores de Lyon y los de Rochdale no contaron con
amparos legislativos y administrativos del tipo de los que disfrutan en
general los cooperadores de hoy. Menos aún, naturalmente, con ayu-
das financieras políticamente eficaces, más socialmente delicadas.
Las cooperativas comenzaron a ser reconocidas en 1852, en In-
glaterra, y en 1867, en Francia; pero mientras los cooperadores de
Rochdale pudieron actuar, digamos “tolerados”, los de Lyon fueron
perseguidos por sospechosos de “carbonarismo”, por subversivos,
por ejercer el comercio de modo tan raro que ni estaba previsto en
el Código de Comercio ni era posible aplicarles el Código Penal.
2. Período de desarrollo
El período de desarrollo es de 1895 a 1914. Las prácticas coo-
perativas siguen adquiriendo volumen y consistencia al lado norte
del Canal de la Mancha, mientras que en el lado sur la doctrina se
concreta gracias, principalmente, a la aportación intelectual de la
Escuela de Nimes, en la que Charles Gide puso a contribución su ta-
lento, su simpatía personal y su amor a la cooperación fervorosa-
mente mantenido hasta el final de su larga vida, en la tercera déca-
da del siglo XX.
En la Escuela de Nimes continuaron inspirándose grandes coo-
peradores, con Fauquet a la cabeza, cuyas ideas resultan sólidamen-
te apoyadas en la constancia y el tesón de los cooperadores rochda-
lianos y de sus discípulos, ya desparramados en gran número de
países.
Del contenido, virtudes y fines de esta escuela trataremos en el
punto siguiente.
3. Período de madurez
El período de madurez corresponde a los años 1914-1995. Pa-
rece caracterizarse, en cuanto a la valorización de la institución co-
operativa, por el hecho dominante de que más aún que las propias
personas por sublime y espontánea voluntad y más que los partidos
políticos y las organizaciones sindicales y aun religiosas, son los
ciudadanos y el propio Estado como comunidad político-democráti-
ca –de la cual todos somos miembros, directa o indirectamente coti-
26 SERVICIOS PÚBLICOS COOPERATIVOS

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA