Se ha descubierto por qué desaparecen las abejas

Autor:Norma H. Rozadas
RESUMEN

El gran problema que aqueja a las naciones no es la naturaleza sino son las grandes industrias cegadas por la avaricia y apoyadas por los gobiernos corruptos de turno.

 
EXTRACTO GRATUITO

Colmenas en peligro

Todo es posible, pero cuando la sabiduría de los animales nos marca una diferencia, es porque “algo está pasando”.

Comprobadamente las abejas están muriendo en el mundo. Una epidemia extraña las está matando. Ellas son fundamentales para nuestro equilibrio ecológico, el que sin ellas colapsará en poco tiempo ¿Es el principio del fin? “Si la abeja desapareciera de la superficie de la Tierra, entonces el hombre sólo tendría cuatro años de vida. Sin abejas, no hay polinización, ni plantas, ni animales, tampoco humanos”. (http://informe21.com/fin-del-mundo/aseguran-extincion-las-abejas-signo-del-fin-del-mundo)

Esta frase que se la atribuyen a Albert Einstein y advierte una verdad que pareciera estarse cumpliendo. Las abejas están muriendo y es signo de que no nos falta mucho.

¿El problema es quedarse sin miel?, ¿El problema es el mercado que se cierra?, ¿O el problema es averiguar y ver la realidad del por qué desaparecen las abejas?

En Estados Unidos la preocupación es muy grande. Desde 1962 que el Sr. Dave Hackenberg se dedica a la apicultura, transportando sus colmenas por todo el país a bordo de sus gigantescos camiones. Durante el año 2006 en un viaje a Florida para verificar que sus abejas se hayan ocupado de fertilizar los amplios cultivos de calabazas, se encontró con un desesperado panorama. Más de la mitad de sus 3.000 panales aparecían desiertos, con tan solo la abeja reina y unas cuantas obreras guardianas, del resto no había evidencia ni siquiera de sus cadáveres, ni en su casa ni en los alrededores.

Como primera medida Hackenberg alertó a sus colegas y de hecho recibió fuertes críticas. Poco tiempo después los casos de “desaparición de abejas” se repetían en otros colmenares, sin dejar rastros ni pistas.

En la primavera del 2007 una cuarta parte de los apicultores de Estados Unidos sufrían pérdidas desastrosas.

El caos cruzó los mares y se propagó por Australia y Europa y también llegó a Brasil y Canadá, lo que confirmaba un año después, el alerta dado por Hackenberg.

La doctora Diana Cox-Foxter, profesora de entomología de la Universidad de Pensilvania, miembro del grupo “ClonyCollapseDisorder”, manifestó que la enfermedad mostró una variedad de síntomas nuevos que no son compatibles con la historia de las abejas, y que supuestamente hoy están saliendo de su colmena para volar lejos y morir en otra parte en menos de una semana.

En el estado de Florida los apicultores han encontrado que muchas abejas...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA