Descanso dominical y libertades

RESUMEN

La adhesión de Rosario a la ley de descanso dominical, que dispone el cierre de establecimientos comerciales y de servicios de grandes dimensiones para esa jornada, ha provocado una lógica polémica que excede a ese municipio.

 
EXTRACTO GRATUITO

La adhesión de Rosario a la ley de descanso dominical, que dispone el cierre de establecimientos comerciales y de servicios de grandes dimensiones para esa jornada, ha provocado una lógica polémica que excede a ese municipio. El conflicto que se ha planteado podría extenderse incluso a toda la provincia de Santa Fe si más comunas decidieran adherir a una ley provincial de 2014 que impone el cierre de establecimientos comerciales y/o servicios los domingos, con excepción de los que sean atendidos por sus dueños y que no superen los 120 metros cuadrados de superficie, los ubicados en estaciones terminales de transporte, teatros, cines, restaurantes y bares, entre otros.

La ordenanza sancionada por el Concejo Municipal de Rosario establece la adhesión a esa norma adecuándola a los parámetros establecidos por la ley de grandes superficies comerciales, que considera como tales a las que ocupan más de 1200 metros cuadrados en municipios con una población de más de 300.000 habitantes, que es el caso de esa ciudad. La medida perjudica directamente no sólo a las grandes cadenas comerciales, sino a las sucursales de cadenas chicas y a las llamadas tiendas de proximidad, y favorece claramente a pequeños autoservicios y almacenes en los que los domingos no se registran muchas ventas.

Entre las justificadas críticas figuran las de quienes consideran que se buscó favorecer a los supermercados chicos e incluso a los que trabajan en negro por encima de los grandes comercios. También se cuestiona que se adopte una medida de este tipo cuando la creación neta de empleos privados registra un parate desde hace más de cuatro años. En el caso de los empleados, resultan particularmente perjudicados los que se desempeñan en supermercados, hipermercados y megamercados y que, por trabajar los domingos, reciben una doble paga. También resultan afectados los consumidores que no cuentan con otro día disponible para realizar sus compras.

Por su parte, el Ministerio de Trabajo de Santa Fe intervino en el conflicto dictando una conciliación obligatoria con...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA