El desalojo de la toma de PepsiCo terminó con 15 policías heridos

RESUMEN

Los despedidos denunciaron que hubo manifestantes golpeados; los tres detenidos ya fueron liberados; el Gobierno argumentó que respondió a un pedido del juez; la izquierda anunció protestas, pero la CGT tuvo una reacción cautelosa

 
EXTRACTO GRATUITO

Unos 500 efectivos de seguridad desalojaron ayer a la mañana la planta de , en Vicente López. El breve enfrentamiento dejó un saldo de 15 policías y varios manifestantes y periodistas heridos. La maniobra provocó un tibio rechazo de la CGT, mientras que la izquierda anunciará hoy un plan de lucha. El Gobierno, en tanto, defendió el accionar policial con el argumento de que había sido ordenado por la Justicia.

Ayer por la mañana se concretó finalmente el desalojo de la planta que venía anunciándose hace días, y que una veintena de trabajadores había tomado el 26 de junio pasado luego del . Alrededor de las 4.30, efectivos de Gendarmería, Infantería y policía bonaerense fueron cercando el lugar.

Entre las 7.30 y las 8, Infantería avanzó sobre los trabajadores y miembros de organizaciones sociales y sindicales que estaban en el lugar. El enfrentamiento directo no duró más que unos minutos.

"Un comisario nos dijo que si no nos íbamos en cinco minutos nos sacaban y después avanzaron", dijo a LA NACION la candidata a legisladora por el FIT Myriam Bregman, que estaba en el lugar junto con otros dirigentes y algunos diputados.

Tres personas fueron detenidas en ese momento -y liberadas horas después- y varios periodistas terminaron rociados con gas pimienta.

Además, según informó el Ministerio de Seguridad bonaerense, hubo 15 efectivos heridos de levedad y con una fractura expuesta de tibia y peroné producto de un piedrazo que lanzó un manifestante desde el techo de la fábrica. Es que hacia el final del desalojo, un grupo de trabajadores se apostó en la terraza del edificio.

"Las fuerzas de seguridad actuaron siguiendo todos los protocolos. Nuestro gobierno tiene como principio volver a la ley, eso significa que cuando un juez da una orden de desalojo hay que cumplirla", dijo la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, en una conferencia de prensa. La avanzada policial estuvo avalada por la orden de la jueza de Garantías de San Isidro, Andrea Rodríguez Mentasty. La medida había sido solicitada por el fiscal de Vicente López Gastón Larramendi, quien consideró que el edificio estaba siendo efectivamente "usurpado".

Según pudo saber LA NACION, este sábado los trabajadores harán un plenario en la fábrica Donnelley, en Escobar, y un festival al día siguiente en la puerta de la fábrica. Además, el martes se llevará adelante una "jornada nacional de lucha" que incluiría cortes y una movilización a Plaza de Mayo para pedir...

Para continuar leyendo

REGÍSTRATE GRATIS